El Consistorio paga 690.000 euros por la Cabalgata de la Expo 92

  • Las 18 carrozas ideadas por Joan Font conformarán una exposición permanente en los muelles de Nueva York y Delicias tras 15 años de abandono a la intemperie

Comentarios 6

Después de varios intentos de rescate, alguno incluso de organismos internacionales como el propio Moma de Nueva York, el Ivam de Valencia y el Macba de Barcelona, las carrozas de la Cabalgata de la Expo 92 que ideara Joan Font podrían salir del abandono en que se hallan sumidas desde el cierre de la muestra universal de Sevilla el 12 de octubre de 1992. El delegado de Presidencia y Hacienda del Ayuntamiento de Sevilla, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, anunció ayer la compra de 18 carrozas a cargo del erario público municipal para ser expuestas en los muelles de Nueva York y de las Delicias una vez que culminen las obras de reurbanización de estos espacios. En el transcurso de un acto de promoción turística de la ciudad celebrado ayer en el Real Alcázar, Gómez de Celis detalló esta operación de rescate a través del Consorcio de Turismo, que ha adquirido al parque temático Isla Mágica la antigua Cabalgata que en 1992 recorría el recinto de la isla de la Cartuja. El Consistorio ha cerrado esta operación con cargo al Plan Turístico de Sevilla, dotado con 22 millones, tras el visto bueno dado en marzo pasado por la comisión de gestión que integran Junta, Consistorio y CES, aclaró Manuel Rey, director gerente del Consorcio de Turismo. La adquisición de las carrozas conlleva un coste de 690.000 euros, e Isla Mágica las entregará completamente restauradas.

Se trata de un conjunto de 18 elementos -una docena de carrozas más varios vehículos artísticos y lúdicos, como los macrozapatos y la nariz-trasero- que el Consistorio prevé instalar a modo de exposición en la ribera del río como ya hizo el pasado año en la Plaza Nueva con la carroza del toro metálico, cedida por Isla Mágica al Ayuntamiento como forma de compensar las deudas que el parque temático mantiene con la Hacienda local. Esta no fue la primera vez que el Ayuntamiento alcanzó acuerdos singulares con entidades para salvar deudas tributarias. Ya lo hizo anteriormente con los clubes de fútbol Sevilla y Betis al condonarles deudas mediante la organización de un torneo de fútbol en el estadio de la Cartuja que generó derechos de televisión.

Diseñada por Joan Font, director de Comediants, la Cabalgata fue el espectáculo vespertino que cada día, durante seis meses, marcó el paso de la Expo de día al turno de noche. Creada ex profeso para la muestra, contó con un presupuesto de 4,2 millones de euros y un plantel de casi 200 actores que trabajaron a diario en el pasacalles. De un elevado nivel técnico y artístico, las carrozas estaban dedicadas a los meses del año e incluían entre sus efectos especiales aromas de las diferentes estaciones del año, música en directo, espectáculos de acrobacia y percusión. El pintor y escultor gaditano Guillermo Pérez Villalta fue uno de los artistas que diseñó una de las carrozas -la del mes de mayo- que ahora el Ayuntamiento recuperará del olvido tras quince años a la intemperie en un solar de la Cartuja. Otros artistas como Juan Ruesga y los diseñadores Guillén y Castells también dejaron su impronta en la Cabalgata.

El propio Joan Font medió en varias ocasiones para reutilizar algunos de los elementos de la Cabalgata en la celebración del Año Español en Londres en 1993, y diferentes festivales, como el Roskilde de Dinamarca, Viena, Zaragoza, Barcelona y Nimes, en Francia. El último intento fue en 1998, en el espectáculo encargado a Font para la Expo de Lisboa. Ninguno salió adelante. Sólo Isla Mágica, dentro de los actos del X aniversario de la Expo 92, restauró algunas piezas para ser exhibidas dentro del parque.

Paquete turístico

El Consorcio de Turismo y varios agentes del sector privado -entre ellos patronales de agencias de viajes, hosteleros y hoteleros y responsables de Viajes El Corte Inglés, Grupo Marsans, Hotelbeds Hotelopia y Halcón Viajes- presentaron ayer los paquetes turísticos de verano que serán comercializados al objeto de vencer la estacionalidad del turismo en plena temporada baja en la capital con un cóctel de "cultura, patrimonio y ocio".

El producto Sevilla en Verano consta de paquetes individuales y familiares con un precio que oscila entre 65 y 120 euros y que incluyen visitas gratis nocturnas al Real Alcázar, los palacios de la Condesa de Lebrija y de Los Pinelo, el Museo del Baile Flamenco, los baños árabes Aire de Sevilla y los parques Aquópolis e Isla Mágica en los bonos familiares. Los turistas que adquieran estos paquetes tendrán descuentos en 24 restaurantes y ofertas de copas en cinco terrazas de verano. Las cuatro empresas comercializadoras cofinancian esta iniciativa con 80.000 euros y la venta de los paquetes arrancará el 19 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios