El Consistorio plantea restringir el puente de Triana sólo a Tussam y taxis

  • El distrito augura problemas de tráfico por la reducción de la calzada del puente con la obra del carril bici · Moriña insta a Movilidad a dar prioridad al parking de San Martín de Porres por la supresión de aparcamientos

Comentarios 64

El gobierno local de Sevilla podría trasladar al puente de Triana el modelo circulatorio implantado en el vecino puente de San Telmo, donde uno de los sentidos de tráfico está restringido sólo al paso de transporte público, esto es, autobuses de Tussam y del Consorcio Metropolitano y taxis. Ésta es la opción que el Consistorio baraja para el puente de Isabel II una vez que concluyan las obras de implantación del carril bici en el mismo y de reorganización de espacios, dado que el paso más antiguo sobre el río de Sevilla perderá dos de los cuatro carriles de tráfico en beneficio de la plataforma reservada para ciclistas y sobre todo del ensanche proyectado de las aceras, que pasarán de poco menos de dos metros hasta cotas cercanas a los 3,5 metros.

El delegado municipal del Distrito Triana, Alberto Moriña (PSOE), mantuvo ayer una reunión con los vecinos y comerciantes de la zona para recoger sus inquietudes por las obras de San Jacinto y el puente de Triana y expuso que, a la vuelta del verano, planteará para su estudio la posibilidad de restringir la circulación en el puente al transporte público como solución a los futuros embotellamientos y atascos en la zona debido a la reducción de la calzada para el tráfico. De hecho, el proyecto de obra del carril bici en la calle San Jacinto contempla dos carriles para el tráfico en el tramo comprendido entre Ronda de Triana y Pagés del Corro que quedan reducidos a uno solo entre esta última y el Altozano, vía que tiene su continuidad en el puente de Triana con sentido al Casco Antiguo.

El mapa circulatorio en el arrabal tras las obras del carril bici es, junto a la reducción del número de plazas de aparcamiento en superficie en la vía pública, la principal preocupación de Moriña como responsable del distrito, compartida por el grueso de los vecinos y empresarios de la zona.

La supresión de cerca de un centenar de aparcamientos en la acera de los pares de San Jacinto para permitir la construcción del carril bici significará un problema añadido para los residentes y trabajadores del barrio, que ya cuentan con numerosos problemas para encontrar un hueco cercano a casa donde poder dejar sus vehículos.

Moriña lo tiene claro. La construcción del aparcamiento en San Martín de Porres debe ser "prioritaria", y así lo trasladará a la Delegación Municipal de Movilidad que dirige su colega de gobierno Francisco Fernández. El aparcamiento de San Martín de Porres como tercer aparcamiento de Triana tras los ejecutados en Cruceros Baleares y Avenida de Coria fue anunciado por el propio Fernández en 2007 para atender tanto la demanda vecinal de la zona de López de Gomara y el Tardón como las necesidades de aparcamientos rotatorios en San Jacinto y hospital de la Cruz Roja.

El responsable de Movilidad prometió en junio pasado que sacaría un nuevo concurso para adjudicar el lote de parkings paralizados en la corona del Casco Antiguo, entre ellos los proyectados en San Martín de Porres, Prado y entorno de Torre de los Perdigones.

Una cuestión más. Moriña aclaró ayer a los vecinos que su idea de hacer peatonal el trayecto de San Jacinto entre el Altozano y Pagés del Corro "en ningún caso" será de aplicación inmediata, sino que se trata de una propuesta para "abrir debate", como se hizo anteriormente en la junta de distrito de Los Remedios como paso previo a las obras de peatonalización que se acometen en la calle Asunción.

"Las obras del carril bici continuarán como están proyectadas, pero no es una locura pensar en una posible peatonalización de ese tramo de San Jacinto", opinó el edil, quien agregó que tras la intervención actual ese trecho quedará sólo con un carril de tráfico y una quincena de plazas de aparcamiento en superficie, de las que la mitad son de carga y descarga, vehículos oficiales y patrulleros de la Policía. El delegado del distrito incluso avanza que la posible reordenación del tráfico en la zona recogería el cambio de sentido de la calle Pureza, para que la circulación de residentes y taxis vierta al puente de Triana, y el desvío de autobuses de Tussam -el C-3, el 40 y el 43- se haga por Pagés del Corro, Clara de Jesús Montero, Chapina y Puente del Cachorro.

San Martín de Porres, Ronda de Triana, San Jacinto y Altozano son las calles con mayor saturación de tráfico de Triana, problemas a los que se suma la doble fila en Esperanza de Triana -antigua Sánchez Arjona-, Pagés del Corro, Trabajo, San Jacinto y el Turruñuelo.

Los comerciantes de Triana manifestaron ayer su apoyo a la propuesta de peatonalización traslada por Moriña siempre y cuando este cambio lleve aparejado en la zona un aumento de los aparcamientos y la reordenación del tráfico y el transporte público, acercando lo más posible las paradas de autobús al tramo de San Jacinto que quedaría cerrado al paso de vehículos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios