Contsa pagó a dos acreedores con un piso vendido 12 días antes del concurso

  • El presidente de la inmobiliaria, José Salas Burzón, está denunciado además por otro inversor que le acusa de delitos de estafa y falsedad

José Salas Burzón, presidente de la inmobiliaria Contsa, en suspensión de pagos, ha declarado hoy a la juez que vendió un piso en Sevilla doce días antes de presentar suspensión de pagos y que con su importe pagó a dos acreedores.

Salas Burzón ha declarado como imputado ante la juez de instrucción 17 de Sevilla, que tramita las denuncias de varios ahorradores por presuntos delitos de estafa y apropiación indebida.

En esta ocasión, debía declarar por la denuncia de otro inversor, R.M.B., según el cual pudo incurrir en alzamiento de bienes al vender el 29 de enero de 2008, unos días antes de presentar concurso de acreedores, el 11 de febrero, un ático en la calle Asunción de Sevilla.

Además, según la denuncia, en el Registro de la Propiedad de Sevilla constan al menos 20 fincas hipotecadas en enero de 2008 por Contsa, por valor superior a los 5 millones de euros, por lo que el inversor aprecia presuntos delitos de estafa y falsedad.

Abogados personados en la causa han explicado a los periodistas que Salas Burzón ha reconocido que con la venta de dicho ático pagó las deudas que mantenía con dos inversores, pero ha añadido que no recuerda si lo hizo cuando ya estaba declarado el concurso de acreedores.

Ha insistido, al igual que en comparecencias judiciales anteriores, en que la contabilidad de la empresa la llevaba su hermano, que se suicidó a los pocos días de conocerse la suspensión de pagos, y que tenía todos su patrimonio personal invertido en la empresa.

La suspensión de pagos de la inmobiliaria, según su propia declaración al Juzgado de lo Mercantil, afecta a 609 ahorradores, a los que debe 49.399.202 euros.

Uno de los inversores, M.L.L., ha declarado hoy como testigo ante la juez, en una ampliación de su denuncia a posibles delitos de administración desleal y delito societario, por la presunta venta de bienes de la empresa desde julio de 2007 y cancelación de créditos y préstamos.

Este testigo, según los abogados personados, ha dicho a la juez que Salas Burzón era "el único que daba órdenes" en Contsa y sus sociedades participadas, en contra de la afirmación del dueño de que ignoraba las cuestiones de contabilidad.

Respecto a la venta de dichos bienes a partir de julio de 2007, Salas ha declarado que con su importe pagó salarios de sus trabajadores e intereses a los inversores, pese a que -según los abogados de la acusación- en esas fechas ya había dejado de pagar beneficios.

Uno de los abogados ha afirmado que Salas "finge ignorar lo que sabe" y ha destacado que ha llegado a decir a la juez que no sabe cual era su sueldo ni quien es el dueño de una empresa denominada Contsa Bulgaria, con inversiones en dicho país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios