Contsa pagó a varios clientes días antes de la suspensión de pagos

  • La juez investiga otra denuncia de un acreedor que invirtió 168.000 euros a cambio de recibir un 20% de interés

Comentarios 1

El presidente de Contsa, José Salas Burzón, reconoció ayer ante la juez que investiga las denuncias presentadas contra él por estafa y alzamiento de bienes que tan sólo unos días antes de presentar la suspensión de pagos la empresa vendió un inmueble y pagó a dos de los acreedores.

El dueño del grupo inmobiliario volvió a declarar como imputado en el juzgado de Instrucción número 17 de Sevilla, para responder a una tercera denuncia presentada por un cliente que suscribió un préstamo con Contsa el 23 de julio de 2007, por el que entregó 168.000 euros con el compromiso de recibir mensualmente una rentabilidad del 20%. El denunciante, que sólo percibió los dos primeros pagos, considera que José Salas pudo incurrir en un delito de alzamiento de bienes por haber vendido el 29 de enero de 2008 -tan sólo unos días antes de presentar la suspensión de pagos, a mediados de febrero-, un ático en la calle Asunción de Sevilla.

Salas Burzón explicó que con la venta de este inmueble pagó a dos de los acreedores, pero dijo que no recuerda si esos pagos se hicieron cuando el juzgado de lo Mercantil ya había declarado el concurso de acreedores. La nueva denuncia señala que hay una veintena de fincas hipotecadas en el mes de enero de 2008, por valor superior a cinco millones de euros, por lo que apunta la posible comisión de delitos de estafa y falsedad. Según dijeron algunos letrados presentes en la declaración del propietario de Contsa, puede haber delito por el hecho de pagar a unos acreedores y a otros no.

En el juzgado de Instrucción también declaró como testigo uno de los acreedores, Miguel L. L., que ha ampliado su denuncia con nuevos delitos de administración desleal y societario, en relación a las supuestas operaciones de venta de bienes llevada a cabo por Contsa desde julio de 2007. El presidente de Contsa aseguró que con el importe obtenido de la venta de estos inmuebles se abonaron salarios a los empleados y también intereses de los acreedores, aunque según sostienen las acusaciones la empresa ya había dejado de pagar las mensualidades en ese período.

Uno de los abogados llegó a apuntar que Salas "finge ignorar lo que sabe perfectamente", en alusión a que el responsable del grupo inmobiliario ha asegurado que no sabe ni siquiera cuál era su salario mensual -aunque reconoce que todo su patrimonio personal estaba invertido en Contsa- o quién era el presidente de Contsa Bulgaria, que gestionaba las inversiones del grupo en este país. Uno de los letrados llegó a ironizar, al afirmar que José Salas sufre una "amnesia general" en relación con los asuntos de Contsa sobre los que se le interrogó.

Como ya hiciera en su anterior comparecencia en el juzgado, Salas Burzón volvió a señalar que todo lo concerniente a la contabilidad de la sociedad la llevaba su hermano, que se suicidó en febrero pasado, cuando se declaró la suspensión de pagos.

La juez instructora solicitará ahora toda la contabilidad de Contsa a los administradores concursales, que han sido designados para auditar la sociedad por el juzgado de lo Mercantil, que tramita el concurso necesario declarado respecto a la entidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios