Cuba, Puerto Rico y dos Andalucías

  • Manuel Clavero repasa sus vivencias políticas en su ingreso en la Academia de Ciencia Regional El acto fue en el Paraninfo donde en julio de 1971 tomó posesión como rector

Su primera lección de Ciencia Regional la impartió Manuel Clavero Arévalo el 16 de julio de 1971. Ese día, festividad de la Virgen del Carmen, tomó posesión en este Paraninfo de la antigua Fábrica de Tabacos como rector de la Universidad de Sevilla y ante el ministro de Educación, José Luis Villar Palasí, tuvo "la osadía" de pedirle para Sevilla una Facultad de Económicas y Empresariales. "El ministro me dijo que en su toma de posesión no se le podía negar nada a un ministro, volvió a Madrid y la petición apareció en el BOE".

Clavero lo contó ayer al final de su discurso de ingreso como miembro de honor de la Academia de Ciencia Regional, que ha crecido, entre otras razones, con economistas de esa Facultad. La segunda lección podría ser una traslación autonómica de La riqueza de las naciones, la obra cumbre de Adam Smith. La riqueza de las regiones, según la premisa de Clavero, tiene que ver con su desarrollo regional.

"Las regiones más ricas de España son Cataluña y el País Vasco, precisamente las que consiguieron su autonomía en la Segunda República y aprobaron sus estatutos en la Constitución de 1978 antes que las demás", dijo Clavero, que el próximo 25 de abril, aniversario de la Revolución de los claveles, cumplirá 90 años. Ahora que los jóvenes no conocen el proceso de la Transición y que algunos de los menos jóvenes lo ningunean, escuchar a uno de sus principales protagonistas era como oír a Aníbal hablando de las guerras púnicas o a Colón del descubrimiento de América. Dos acontecimientos históricos que, como recordó Clavero, pasaron por Andalucía, "un caso especial de comunidad que linda con dos mares". Como un cuadro de Pérez Villalta.

La de Ciencia Regional es la cuarta academia andaluza de la que forma parte Clavero Arévalo, miembro de las de Buenas Letras, Legislación y Jurisprudencia y Ciencias y Nobles Artes de Córdoba. Acudieron representantes de 22 de las 27 academias andaluzas, cuatro de sus cinco hijos y cuatro de sus ocho nietos de quien tiene cinco bisnietos y una legión de discípulos. Miguel Ángel Castro, rector de la Universidad Hispalense, evocó un párrafo del perfil de Clavero que Pedro Luis Serrera incluyó en el libro Personalidades de la Universidad de Sevilla. "Salvo el arzobispo y el capitán general, todos los allí reunidos eran discípulos de don Manuel, por la sencilla razón de que ni en el Seminario ni en la Academia Militar se enseña Derecho Administrativo".

José Vallés Ferrer, presidente de la Academia Andaluza de Ciencia Regional, enumeró algunos de los méritos de Clavero Arévalo en esta disciplina "transversal y multidisciplinaria": la incorporación de la Ciencia del Derecho; el estudio constitucionalista y la asociación del conocimiento científico como premisa para la prosperidad.

Clavero repasó las tres únicas constituciones no centralistas de la historia de España: la de la República de 1873, de muy corta vida, la única que especificaba los territorios, incluidos los de Cuba y Puerto Rico -"no me gustaba lo de Andalucía Baja y Andalucía Alta, para mí no hay más que una Andalucía"-; la de la Segunda República de 1931, mucho más avanzada que la actual en la definición de las competencias exclusivas del Estado, las comunes y las regionales, un texto que cristalizó políticamente con los Estatutos vasco y catalán, el referéndum que no se llegó a celebrar en Galicia y los pasos previos en Andalucía con una comisión que presidía Blas Infante.

A diferencia de los dos textos republicanos, una Constitución como la de 1978, que consagra una Monarquía parlamentaria, es la única, según Clavero, que configura un Estado regional, aunque la terminología de regiones autónomas de 1931 da paso a la de comunidades autónomas. Vivió como ministro de las regiones el empeño de políticos catalanes por establecer "diferencias entre regiones y nacionalidades", un doble rasero que obligaba al resto a utilizar "un procedimiento muy rígido, el artículo 151, al que Andalucía fue la única comunidad que accedió", señaló Clavero. "Cuando Andalucía lo consiguió, Adolfo Suárez le dijo a Felipe González: 'Que ninguna otra más venga con el artículo 151. Y así fue". Intrahistoria del 28-F. Ciencias de una letra.

El actual rector tenía seis años cuando Clavero llegó al puesto que él ocupa. Miguel Ángel Castro destacó "sus lecciones como ministro y como rector". En sus cuatro años de mandato (1971-1975) se pusieron en marcha la Facultad de Económicas y Empresariales (1971), Escuela Poltécnica Superior )1972), Escuela de Bellas Artes (1973) y Facultad de Farmacia (1974) de la que muchos años después salió licenciado el actual rector. También creó las universidades de Córdoba y Badajoz "porque la Universidad pegada al territorio crea riqueza. No hay que duplicarlas y clonarlas, ése fue un error posterior". Castro leyó algunos fragmentos del perfil que Carlos Navarro Antolín, periodista de Diario de Sevilla, hizo de Clavero en La Sastrería. "Fue a la Zarzuela a comunicarle la dimisión al Rey. Voy a hacer lo que usted no puede".

Presidente del Consejo Editorial del Grupo Joly, Clavero mezcó historia y actualidad. El pálpito de las diputaciones con la entrada del helenismo y el cristianismo por el Mediterráneo; Las Navas de Tolosa con los litigios ante el Tribunal Constitucional por las competencias del río Guadalquivir. Benito Valdés, presidente del Instituto de Academias Andaluzas, nunca olvidará la fecha del 16 de enero de 1980 en que Clavero presentó su dimisión. "Era mi cumpleaños". Vallés recordó a tres eminencias de la Ciencia Regional recientemente fallecidos: Carlos García, Joaquín Bosque y José Cazorla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios