Cultura aprueba la reforma de la Real Maestranza

La Real Maestranza consigue el primer apoyo importante para su ambicioso proyecto de reforma de la plaza de toros. La Comisión de Patrimonio, organismo dependiente de la delegación provincial de Cultura que tutela la conservación del conjunto histórico declarado de la ciudad, ha aprobado el proyecto presentado por la institución nobiliaria del que es autor el arquitecto José Antonio Carbajal Navarro.

La intervención propuesta tiene como objetivo, tal como ya avanzó Diario de Sevilla, que el graderío de sombra de la plaza sea más cómodo y seguro, pues es de dominio público que se trata de unas localidades especialmente incómodas para los aficionados en los días de lleno en el coso del Baratillo. La reforma se divide en fases. La primera abarcará las gradas impares de la sombra. Carbajal Navarro plantea una reducción de localidades en más de 700 para conseguir el espacio suficiente con tres finalidades: que el hueco para cada espectador aumente en más de 20 centímetros, que las dos primeras filas de las actuales gradas sean convertidas en palcos con dos filas de sillas plegables y que entre una y otra zona exista un pasillo para facilitar el acceso y la evacuación.

Una segunda fase del proyecto abarcará el graderío de sombra par. La intervención, como se explica en el proyecto de Carbajal Navarro, persigue subsanar la carencia de espacio "intentando conseguir un nivel de comodidad equivalente al de los tendidos". Plantea equiparar las localidades del graderío a las de los tendidos manteniendo los vomitorios actuales, su acceso y evacuación.

La nueva sección de este graderío presentará dos primeras filas de sillas plegables, un pasillo de circunvalación intermedio y cuatro filas de asientos muy similares a las de los tendidos.

Las nuevas gradas se levantarán sobre los muretes de fábrica de ladrillo en los que hoy descansan las actuales y las bóvedas y tableros superiores horizontales de apoyo no sufrirán alteración. Carbajal Navarro se compromete a respetar en todo momento la singularidad y el estilo de la plaza de toros y a usar los materiales que guarden armonía con el edificio. El tradicionalmente conocido como coso del Baratillo tiene asignado el máximo nivel de protección en el PGOU, representado por la letra A, equivalente al título de protección integral. Por este motivo, la Real Maestranza necesita el visto bueno de Cultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios