Cumpleaños infeliz de los Jardines del Guadalquivir

  • El parque construido para la Expo está casi abandonado 25 años después de su construcción

Comentarios 4

Los Jardines del Guadalquivir se construyeron para la Exposición Universal de 1992, que este año cumple su 25 aniversario. Este parque, esplendoroso en sus comienzos, llega a este cumpleaños sin motivos para la celebración. Sus fuentes no echan agua, sus jardines están abandonados casi por completo y los recuerdos de la Expo están desaparecidos u ocultos por pintadas, suciedad y desperfectos.

El más famoso y visible de ellos es la Torre Banesto, de 92 metros de altura y con un mirador a 65 metros del suelo que recibió más de 2.000 visitas diarias durante la Expo. Actualmente está fuera de servicio y la basura y las plantas la rodean. Cerca de ella, unas oficinas con cristales rotos y numerosas pintadas hace de frontera con el Pabellón del Futuro.

Otro elemento que recuerda aquel año de 1992 es la Fuente del Quinto Centenario, que en vez de agua alberga hojas y desperdicios. Esto se repite en todas las fuentes de este parque de varias hectáreas, donde el agua se limita al riego de una zona de césped situada en la entrada junto a la discoteca Antique.

Además de con varias fuentes, esta zona verde fue espacio para obras de arte internacionales. De la escultura Hombre con camisa blanca y pantalón negro de Stephan Balkenhol sólo queda el pedestal que la sostenía, pues la figura desapareció hace años. La escultura Fuente para pájaros de Ettore Spalletti, situada en el eje principal del parque, no ha desaparecido, pero las pintadas la han redecorado. Entre ambas el mal estado de los caminos hace que sea recomendable utilizar calzado casi de montaña.

Esta instalación no está completamente abandonada, pues dos operarios de la empresa que trabaja para el Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento se encargan de ella. Ellos, que también se ocupan del Jardín Americano, parecen a tenor del vídeo (arriba) estar desbordados ante la extensión y complejidad del cuidado de los Jardines del Guadalquivir, que tienen cientos de elementos singulares ahora en mal estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios