Cursos de verano con vistas a Carmona

  • Más de 2.000 de alumnos, muchos extranjeros, pasarán hasta septiembre por alguno de los 52 seminarios organizados por la Universidad Pablo de Olavide

Toca descanso y la recepción del Alcázar de la Reina se llena de jóvenes en busca de un sillón donde leer la prensa y charlar con los compañeros. Como cada verano desde hace seis años, la Universidad Pablo de Olavide celebra sus cursos de verano en Carmona.

Hasta septiembre, cientos de jóvenes universitarios, profesores y profesionales de todos los campos pasarán por alguno de los 52 cursos con el objetivo de debatir y complementar la formación académica. Los vecinos de Carmona ya se han acostumbrado a ver sus calles llenas de jóvenes, a despistados que preguntan por la Casa Palacio de los Briones (sede administrativa de la Olavide) y a escuchar hablar de terrorismo yihadista, depresión o pintura, algunos de los temas de esta semana.

improvisado aulario

El hotel Alcázar de la Reina es un continuo trasiego de alumnos y profesores de diferentes ciudades de España e incluso del extranjero que entran y salen de las cuatro aulas donde se imparten los cursos de Terrorismo yihadista: Prevención y respuesta; Violencia escolar y conducta antisocial en adolescentes; Depresión, trauma y muerte y duelo y Amor y violencia (el curso de pintura se realiza en las dependencias municipales de la Casa de la Cultura). En la recepción es habitual ver a los chicos en un ambiente relajado, leyendo, hojeando folletos de otras universidades (pocos son los que preguntan por los monumentos de la localidad) y algún que otro huésped con sus maletas, casi todos profesores y coordinadores. Un tumulto que desaparece en cuanto se retoman las clases.

procedencia diversa

Ya en las aulas, Virginia Fernández mira los apuntes que ha tomado antes de que entre el profesor. Viene con sus amigas desde Madrid porque les gustó el título del curso, Depresión, trauma, duelo y muerte. "Estamos contentas con el curso y también con Carmona, es la primera vez que venimos", comenta. Ellas, como la mayoría de los alumnos que llegan de fuera, están hospedadas en Sevilla y van y vienen todas las mañanas en su coche. Peor suerte tiene Isis que, aunque sevillana, coge varios autobuses todos los días para llegar a Carmona: "Es un poco cansado pero merece la pena. El curso está muy bien planteado y los profesores son muy amables", dice mientras consulta su portátil en el bello claustro del hotel.

A escasos metros, sentadas en un cómodo sofá está Mari Carmen Cadenas con una amiga conversando. Son dos de los jóvenes alumnos del curso de Amor y violencia (uno de los que más demanda ha tenido). "Estudiamos Enfermería en Sevilla y la semana pasada hicimos el de Intervención social e infancia y éste porque nos quedan seis créditos de la facultad y en verano hay pocas posibilidades para hacer cursos", explica Mari Carmen.

Pasa la mañana y los alumnos se marchan. Algunos profesores se quedan rezagados mirando el horario del día siguiente o hablando por el móvil mientras otros van en busca del restaurante. Sin embargo, queda un aula donde nadie se ha movido de su sitio; es el curso sobre Terrorismo yihaidista, que ha tenido una gran acogida entre profesionales de los cuerpos de seguridad y universitarios. El participante más conocido por todos era Pilar Manjón, presidenta de la Asociación de Víctimas del 11-M.

actividades paralelas

Cuando la jornada termina en el Alcázar de la Reina la actividad se traslada a la Casa Palacio de los Briones, donde se realizan las actividades paralelas a los cursos (gratuitas). Cine de verano, teatro, exposiciones, hoy un encuentro con Kiko Veneno, conciertos e incluso unas jornadas gastronómicas. Para más información sobre los cursos de verano, en www.upo.es/olavideencarmona o en el teléfono 954144 355.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios