Denunciado un taxista que trabajaba pese a tener el coche inmovilizado

  • El titular de la licencia tenía abierto un expediente por varias faltas graves y muy graves cometidas en los últimos tres años

La Policía Local de Sevilla ha denunciado a un taxista y ha inmovilizado su vehículo. Este conductor seguía trabajando pese a tener una orden de inmovilización emitida por el Instituto del Taxi. Los hechos ocurrieron en el barrio de Pino Montano, según informó ayer el Ayuntamiento de Sevilla en una nota de prensa. La intervención policial se produjo durante la tarde noche del pasado miércoles. Una patrulla de la Policía Local se encontraba dando vueltas por el barrio de Pino Montano cuando localizó a este taxi circulando por la calle Camino de los Toros en dirección a la Ronda Urbana Norte.

El taxi estaba en disposición de prestar servicio, a pesar de que sobre él pesaba una orden de inmovilización. Los agentes comprobaron que el expediente abierto por el Instituto del Taxi seguía en vigor y paralizaron la actividad del vehículo. El Ayuntamiento había notificado hace dos meses esta medida cautelar al propietario de la licencia, ya que había cometido varias infracciones graves y muy graves en los últimos tres años. Al ver que no estaba cumpliendo lo dictado por el Ayuntamiento, la Policía Local intervino el coche y procedió a su retirada y traslado al depósito municipal de vehículos.

Esta medida es fruto de un incremento de la vigilancia policial sobre el sector del taxi, a raíz de la apertura de una investigación judicial en la que hay más de treinta taxistas imputados por varios delitos, como son los de pertenencia a organización criminal, amenazas, daños y coacciones. En esta macrocausa contra la mafia del taxi que tiene abierta el juzgado de Instrucción 8 de Sevilla se investiga también la no tramitación de denuncias por parte del Consistorio, así como la desaparición de 60 multas por cobros abusivos impuestas por la Policía Local a taxistas del aeropuerto en el año 2001.

Esta situación ha derivado en un incremento de los controles policiales sobre el sector y en que empiecen por fin a tramitarse todas las denuncias de la Policía Local. Una de las últimas fue por un hecho ocurrido antes de fin de año en la zona próxima a la Gran Plaza, donde los agentes municipales detectaron a un taxista al volante tras consumir drogas. El primer día del año 2018, el Ayuntamiento informó de que el grupo de la Policía Local que se encarga de las inspecciones a los taxis (el Servicio Especial de Transporte e Intrusismo, SETI) había detectado 14 infracciones en tres vehículos en sólo tres días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios