Denuncian que la Policía "prohíba" patrullar juntas a dos mujeres

  • El SUP critica una supuesta disciminación "con tintes machistas".

Comentarios 2

La Comisión Ejecutiva Federal del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Andalucía ha criticado un "lamentable" caso de supuesta discriminación con "tintes machistas" que habrían sufrido dos mujeres policías en Sevilla al "prohibirles" patrullar juntas. Así lo ha manifestado el SUP en una nota este jueves en la que explica que fue el pasado 4 de mayo cuando aconteció ese "lamentable caso" en la Policía Nacional de Sevilla, al que, "lejos de darse una respuesta adecuada por parte de la superioridad, ha sido amparado por la misma encontrándose actualmente en vía de recurso administrativo ante la Dirección General de la Policía" (DGP), según agrega. 

En concreto, el SUP indica que "a dos funcionarias de la Policía Nacional se les prohibió patrullar juntas bajo la cobertura de un riguroso argumentario del mando cuya explicación fue que 'siguiendo la práctica habitual, observada en el desempeño de sus más de 13 años de ejercicio en el Cuerpo Nacional de Policía, en los innumerables servicios de seguridad ciudadana que, bajo su responsabilidad se han prestado, a la hora de distribuir al personal, siempre en la medida de lo posible, se han combinado en los diferentes indicativos y turnos de trabajo, a agentes de ambos sexos". 

Según lamenta el SUP, la superioridad a quien se le dieron a conocer estos hechos hizo "suyo el argumentario" del mando anteriormente aludido, otorgándole la razón, "expresando que 'la operatividad de algunos servicios desaconsejan que una dotación policial la compusieran dos mujeres, al igual que lo sería conformar dotaciones policiales por razón de parentesco, matrimonio o por análogos lazos de afectividad, ya que se perdería un notable grado de objetividad y eficacia en la consecución de los objetivos que la sociedad en último término reclama al colectivo policial". Desde el SUP señalan que "sorprende que aún exista esta lamentable ideología en algunos mandos policiales llamados a luchar contra la violencia de género", y apostillan que "ya sólo falta excluir a las mujeres policías de todos los servicios donde se desaconsejan que patrullen juntas y facilitarles un destino más adecuado o excluir a policías, por razón de parentesco, en las diferentes unidades por el notable grado de objetividad y eficacia que pierden". 

Para el SUP, "esta visión romántica de la España de charanga y pandereta no encuentra encaje en la Policía moderna del siglo XXI, donde todos los policías trabajan de igual forma y con la misma responsabilidad, y donde debe prevalecer la igualdad como valor superior, garantizarse el acceso a funciones y cargos públicos en condiciones de igualdad, la libre elección de profesión y oficio, la promoción a través del trabajo y una remuneración suficiente, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". 

De esta manera, desde el SUP "se oponen y denuncian estas barbaridades dignas de ser corregidas por la DGP, que debe actuar orientada por la interdicción de la arbitrariedad, así como procurar la promoción y remoción de los obstáculos para hacer efectiva la igualdad que propugna el artículo 14 de la Constitución española". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios