Desestimada la demanda de Paz Vélez contra la restauración de las Mercedes

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Sevilla desestimó ayer la demanda presentada por el imaginero José Paz Vélez contra la Hermandad de Santa Genoveva por restaurar, sin su consentimiento, la talla de la Virgen de las Mercedes que él realizó en 1956. Los trabajos de conservación de la obra se desarrollaron en los meses de octubre y noviembre pasados y el encargado fue Enrique Gutiérrez Carrasquilla. La juez del caso asegura en el auto que "el autor no puede impedir la restauración ni exigir que sea él quien la realice" y añade que "restaurar es reparar el deterioro, restablecer, volver a poner algo en el estado que antes tenía". La titular del juzgado advierte incluso en el fallo que "la restauración y limpieza puede ser necesaria y debe ser realizada por la hermandad a quien pertenece, la cual incluso está obligada".

En la vista celebrada el 11 de diciembre la defensa del escultor había apelado a la Ley de Propiedad Intelectual al asegurar que sólo a Paz Vélez corresponde intervenir sobre la obra, ya que, en caso contrario, se incurriría en "un atentado contra la integridad y valores originales de la obra". El objetivo de la defensa, una vez que los trabajos de restauración se concluyeron a finales del pasado noviembre, era que la Virgen no sufriera "más retoques".

El abogado de la Hermandad de Santa Genoveva, Joaquín Moeckel, celebró la noticia del auto emitido por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Sevilla. "Se ha aplicado un poco de raciocinio en un caso que carecía de sentido y que la hermandad quería evitar. Lo valoramos muy positivamente". El letrado aseguró que la corporación ofreció incluso a la defensa de Paz Vélez que retirara la demanda antes de celebrar la vista. "No quisieron, y el resultado ha sido que tendrán que asumir las costas del procedimiento".

El hermano mayor de la corporación del Tiro de Línea, José Enrique Orellana, no ocultaba tampoco su satisfacción ante el fallo judicial. "Estamos muy contentos en la hermandad, tenemos un sentimiento de profunda alegría". La resolución no ha sido una sorpresa para Orellana. "Lo esperábamos. Además, creemos que ha debido de influir el que Paz Vélez no se haya presentado en la vista y, claro, el hecho de que la restauración sólo haya supuesto una limpieza del rostro de la Virgen sin afectar a la concepción original de la talla".

Por otra parte, el mismo abogado de la hermandad del Tiro de Línea, Joaquín Moeckel, resolvió el viernes pasado el conflicto que mantenía la corporación de la Esperanza de Triana y la constructora Joaquín Pérez Díez con el desbloqueo de las obras en la Capilla de los Marineros. Con el acuerdo, los trabajos en la sede de la corporación trianera prosiguen después de año y medio detenidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios