Desmantelan una red que explotaba a travestis de Brasil

  • Un detenido se casó con una víctima para regular su situación

La Policía Nacional ha detenido a A.E.C., de 42 años, y a J.C.C., de 23, ambos integrantes de un grupo organizado que se dedicaba a la captación de travestis en Brasil para su posterior explotación en pisos del territorio nacional, principalmente de Sevilla. Uno de los cabecillas se llegó a casar con uno de los travestis para regularizar su situación en España.

Los agentes de la Jefatura Superior de Sevilla, en colaboración con la Brigada Central de Extranjería y Documentación, iniciaron en septiembre las investigaciones que han finalizado esta semana con la detención de los principales cabecillas y el registro del domicilio en la calle Júpiter y de un club de alterne.

Los integrantes de esta organización captaban a sus víctimas, todos ellos travestis, mediante páginas webespecializadas y correos electrónicos. Una vez realizado el contacto, se les pagaba el billete de avión y se les proporcionaba entre 300 y 400 euros, así como una carta de invitación para viajar a distintas localidades de España, principalmente Sevilla.

Al llegar al aeropuerto de Barajas de Madrid, los trasladaban hasta Sevilla en tren, usando el dinero que la organización les había proporcionado y gastando lo preciso, ya que estaban obligados a devolver la cuantía sobrante que les retiraban los dos detenidos nada más llegar a la capital andaluza. Los presuntos autores introducían a las víctimas en un piso donde comenzaban a trabajar para la organización en "condiciones infrahumanas, obligados a prostituirse las 24 horas del día, por lo que debían atender a los clientes a cualquier hora, tanto de día como de noche".

El precio de los servicios sexuales era de 60 euros la media hora y 100 euros la hora completa, quedándose los cabecillas de la organización la mitad de cada servicio. De la otra mitad que les quedaba, debían pagar la comida, el alojamiento, los anuncios que se insertaban en los periódicos locales y la deuda contraída en el desplazamiento de Brasil a Sevilla. La Policía averiguó que, entre los travestis que llegaron a Sevilla, se encontraba un súbdito brasileño enfermo de sida que fue obligado a trabajar a pesar de su enfermedad, agravándose hasta que se hizo necesario su internamiento en un hospital y falleció. Los presuntos autores están detenidos por delito contra los derechos de los trabajadores y de extranjeros relativos a la prostitución, además de amenazas y coacciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios