Detenido el conductor de un Ferrari tras una espectacular persecución por Nervión

  • El vehículo carecía de placa de matrícula. El conductor se saltó varios semáforos, iba sin cinturón y con signos de drogadicción.

Comentarios 29

La Policía Local de Sevilla detuvo la madrugada de ayer al conductor de un Ferrari que se saltó varios semáforos en rojo y protagonizó una espectacular persecución a toda velocidad por las calles de Nervión y en la que participaron numerosos coches de la Policía. La huida terminó después de que el deportivo se chocara contra un vehículo aparcado en la avenida del Greco.

El conductor fue arrestado y acusado de un delito contra la seguridad vial, así como de varias infracciones administrativas por no llevar placa de matrícula, conducir sin cinturón de seguridad y negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia y detección de sustancias estupefacientes, según informaron ayer fuentes municipales.

Los hechos ocurrieron a las seis de la madrugada. El Ferrari estaba detenido en un semáforo en la calle Araquil, bocacalle de Ramón y Cajal. Un patrullero de la Policía Local circulaba por esta misma vía y, al observar el coche, los agentes se dieron cuenta de que no llevaba la placa de matrícula delantera. Los policías se colocaron a la altura de este vehículo y, antes de que ni siquiera les diera tiempo a hacerle una indicación para advertirle de la irregularidad que presentaba, el conductor hizo una maniobra brusca y se dio a la fuga a toda velocidad por Ramón y Cajal.

Los agentes intentaron seguirle pero apenas pudieron ver la estela del Ferrari, que dejaba a su paso una nube de humo. Los policías dieron aviso a sus compañeros y un buen número de coches de la Policía Local se unieron a la persecución. Mientras tanto, el conductor giró desde Ramón y Cajal hacia la avenida de Ciudad Jardín, saltándose el semáforo y dirigiéndose hacia la Gran Plaza sin aminorar su marcha.

El coche rebasó esta plaza y siguió por la avenida de la Cruz del Campo, donde la Policía le había cruzado un patrullero para que se detuviera. Al ver que el conductor seguía acelerando y no hacía ningún signo de que fuera a frenar, los agentes decidieron quitar el coche antes de que se estrellara contra ellos. La persecución continuó todavía casi un kilómetro más, con el Ferrari saltándose en rojo los semáforos de cruces tan peligrosos como el de la Cruz del Campo y Luis Montoto, donde varios conductores tuvieron que parar pese a tener el semáforo en verde para no sufrir un accidente.

El conductor siguió adelante por la avenida del Greco hasta que, al llegar a la confluencia con la calle Tarso, se chocó contra un coche que estaba aparcado en la calle. Pese al accidente, el hombre siguió tratando de sacar su vehículo y continuar la huida, si bien los policías locales que llegaron se lo impidieron. Los agentes tuvieron que reducir al conductor, que presentaba una fuerte resistencia, e incluso dos policías sufrieron lesiones leves durante la actuación.

El detenido, un vecino de Sevilla de 40 años e identificado mediante las iniciales S. I. S. O., presentaba síntomas evidentes de haber consumido alcohol o sustancias estupefacientes. Sin embargo, se negó a someterse a cualquiera de estas pruebas, por lo que tuvo que ser trasladado a primera hora de la mañana a un centro de salud para que se le realizara el pertinente análisis de sangre, tal y como manda el protocolo para los casos en los que conductores no quieran someterse voluntariamente a estos controles. El vehículo es un Ferrari 599 GTB F1, que está a nombre de una empresa con sede en Valencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios