Detenido por agredir a un policía el abogado que denunció al juez Serrano

  • El letrado insultó y golpeó a un agente y se encuentra en libertad con cargos

Comentarios 13

La Policía Nacional ha detenido al abogado que denunció al juez Francisco Serrano como presunto autor de delitos de atentado a la autoridad, resistencia y desobediencia, después de que protagonizara un altercado en el que llegó a agredir a uno de los funcionarios policiales, según informaron a este periódico en fuentes judiciales.

El suceso se produjo el pasado jueves, día 15, cuando el letrado I. M. L. acudió con una clienta -distinta a la que denunció al juez Serrano- hasta el domicilio de su ex marido y avisó a la Policía porque, según la mujer, no le dejaban ver a sus hijos. Un patrullero de la Policía Nacional se presentó de inmediato. A la llegada de los agentes, el abogado comenzó a "darles órdenes" y a insultarles. Los funcionarios hablaron con el padre de los menores, quien comentó a los agentes que la madre podría ver a sus hijos cuando finalizara el tiempo de visita establecido en el convenio de separación. Con estas explicaciones, la Policía dio por solucionado el problema y se marchó del lugar, no sin antes producirse un nuevo incidente con el abogado, quien se habría llegado a tirar delante del vehículo policial para evitar su marcha, además de negarse a identificarse ante el requerimiento policial.

Tan sólo unos minutos después de marcharse de la zona, el mismo patrullero recibió un aviso de la Sala de guardia de la Policía informando de que había un abogado que requería la presencia policial en el mismo domicilio, por lo que los funcionarios regresaron. Al llegar estos agentes fueron recibidos con nuevos insultos por el letrado I. M. L., quien llegó a agredir a uno de los funcionarios, momento en que fue reducido y detenido. El letrado, según precisaron las fuentes consultadas, llegó a autolesionarse, dándose un cabezazo, y no paraba de proferir gritos de "asesinos" y afirman que "querían matarle". Ante las lesiones que se había provocado él mismo, el abogado fue conducido al hospital, donde continuaron unos incidentes de los que hay varios testigos presenciales y que han sido grabados por las cámaras de seguridad del centro.

Tras su detención, el letrado solicitó un habeas corpus -procedimiento por el que un detenido solicita que un juez examine la legalidad de su arresto-, que fue rechazado. Al final, I. M. L. quedó en libertad con cargos.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) abrió en octubre pasado un expediente de corrección disciplinaria a este abogado con motivo del juicio al juez Serrano, después de que el abogado insultara a otro letrado y por dar voces y puñetazos en la mesa durante las sesiones de la vista oral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios