Tribunales

Devuelven una niña a su madre biológica porque los acogedores no la pueden controlar

  • El juez considera que el acogimiento "ha fracasado" y ordena que una joven de 15 años vuelva con su madre, que llevaba diez meses intentando recuperarla tras asumir la Junta la tutela ante los maltratos que sufría de su ex pareja.

Comentarios 5

El juez de Familia de Sevilla ha decidido hoy devolver una niña de 15 años a su madre biológica, que lleva once años luchando por recuperarla, porque los padres acogedores han manifestado que no pueden controlarla y que desean suspender el acogimiento.

La madre biológica, M.R.R., pidió a la Junta en 1997 que asumiese la tutela de su hija porque su compañero sentimental la maltrataba y la reclamó de nuevo cuando rompió con él y encontró trabajo fuera de Sevilla, pero entonces empezó una batalla judicial porque la niña había sido entregada en acogimiento a una familia, que hasta ahora se había negado a devolverla.

El juez de Familia 7, Francisco Serrano, ha explicado a Efe que esta mañana ha recibido a la niña, quien le ha expresado su voluntad de regresar con su madre biológica y se ha comprometido a acatar las normas de control y de disciplina que le plantee su madre.

Según el juez, ha tomado esta decisión porque "fracasó el acogimiento" y la propia Audiencia de Sevilla había reconocido en varias sentencias a la madre su derecho a recuperar a su hija.

Serrano ha recordado que los niños no son algo estático y "lo que en un momento era imposible y lesivo para los intereses de la niña ahora ya no lo es".

Previamente, los acogedores, residentes en un pueblo de la provincia de Sevilla, hicieron saber a la Junta de Andalucía que deseaban poner fin al acogimiento pues se sentían incapaces de controlar a la adolescente, que no les respetaba ni acataba sus normas.

La madre biológica, que ahora está embarazada de 8 meses en su tercer embarazo, no ha sido consultada sobre la nueva situación aunque hasta el último momento ha mantenido su lucha judicial por la menor, en la que ha ganado todas las sentencias desde 2001 pero sin conseguir recuperar a su hija.

La mujer reside en Antequera (Málaga) con escasos recursos económicos, han explicado a Efe fuentes del caso.

Este caso fue objeto de un duro enfrentamiento entre el juez de Familia 7 y la Sección Sexta de la Audiencia, que se denunciaron mutuamente ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por presuntas faltas de intromisión en la potestad de otro juez, presiones, retraso injustificado en la administración de Justicia y desconsideración hacia un compañero.

El juez Serrano se negó a ejecutar las sucesivas órdenes de la Audiencia de ingresar a la niña en un centro de acogida, como paso previo a la devolución a su madre, por entender que ello le causaría unas "perturbaciones que impedirían ejecutar lo resuelto, ya que no habría forma humana de hacer viable un acercamiento eficaz y paulatino".

En sus sentencias, la Sección Sexta alabó a la madre por su "actuación ejemplar, llena de responsabilidad y madurez" puesto que fue "la primera consciente de los riesgos que el ambiente familiar, del que ella era la primera víctima, suponía para su hija".

En julio de 2002, el juez de Familia estableció que el regreso de la menor con su madre era "literal y humanamente imposible", por lo que aconsejó a M.R.R. pedir una indemnización de la Junta, pero ella negó tal posibilidad y siguió insistiendo en que se cumpliese el plan de acercamiento ordenado por la Audiencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios