ETA asesina a un guardia civil y hiere a otro en Francia

Comentarios 0

ETA ha vuelto a matar. Esta vez en la localidad francesa de Capbetron, cerca de Bayona, donde tres miembros de la banda terrorista acribillaron a quemarropa a dos agentes de la Guardia Civil que participaban en un operativo de vigilancia de etarras en territorio francés junto a las Fuerzas de Seguridad galas. Raúl Centeno Pallón, de 24 años de edad y natural de Madrid, falleció en el acto como consecuencia de los disparos que recibió en la cabeza, mientras que su compañero, Fernando Trapero Vázquez, de 23 años y también nacido en Madrid, ingresó en estado crítico en el Hospital de San León de Bayona.

El agente de la Guardia Civil es el primer muerto que ETA ha puesto sobre la mesa tras la ruptura del alto el fuego en junio de este año. Los hechos tuvieron lugar a las nueve y media de la mañana, en el bulevard des Cigales, una de las principales arterias de la localidad de Capbreton, localidad del sur de Francia situada a unos 30 kilómetros de Bayona y a casi 60 de las frontera española. Al parecer, los dos agentes sus asesinos, dos hombres y una mujer de entre 30 y 35 años de edad, intercambiaron unas palabras en el interior de una cafetería tras un encuentro "fortuito", según informó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "No sabemos por qué se han debido reconocer y el resultado es que cuando han salido los guardias civiles han salido detrás los tres etarras. Ha habido una discusión y ha acabado con un tiroteo", explicó Rubalcaba, en una rueda de prensa conjunta con su colega francesa, Michèle Alliot-Marie, ayer por la tarde en Cap-breton.

En ese breve diálogo, los agentes y los etarras se reconocieron mutuamente, y, según aseguró el ministro, posteriormente discutieron en el exterior de la cafetería, tras lo que se produjeron los disparos. Una conductora que pasó poco después cerca del lugar de los hechos indicó que el cuerpo de una de las víctimas estaba tumbado sobre el asiento del conductor y que sus pies sobresalían del vehículo.

Tras el tiroteo, los tres terroristas huyeron en un Volskwagen Golf de color gris. Poco después, cerca de un parque, secuestraron a punta de pistola a una mujer que conducía un Peugeot 307, la introdujeron en el maletero y la liberaron a unos cuantos kilómetros de allí, en un bosque no muy lejos de Burdeos. La Policía francesa localizó dentro del Volkswagen Golf un artefacto explosivo con 300 gramos de material, según confirmaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista, para borrar las huellas.

España y Francia son dos países pioneros en la creación de los equipos conjuntos de investigación en el seno de la Unión Europea. Tras los atentados del 11-S, la Unión dio un impulso a este mecanismo, previsto tanto en el propio Tratado de la Unión Europea como en el convenio relativo a la asistencia judicial en materia penal de 29 de mayo de 2000.

Madrid y París han creado desde hace varios años, en este sentido, comisarías conjuntas y patrullas mixtas que reúnen a agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil con su homólogos galos. La legislación permite a la Policía española intervenir en Francia, incluso como Policía Judicial, en la investigación de actos terroristas en los que hubieran participado etarras o criminales de bandas organizadas. Del mismo modo, policías franceses integrados en esos equipos conjuntos operan en España. Los equipos actúan siempre bajo la autoridad judicial del país donde operen.

Ayer no faltó el terrorismo urbano: un autobús fue calcinado anoche en Guecho y varios desconocidos atacaron el Juzgado de Paz de Markina (Vizcaya), provocando un pequeño incendio.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios