Educación superior: El sur también existe

  • Un nuevo ranking vuelve a poner de manifiesto la falla existente entre las universidades de Madrid, Barcelona y Valencia y las de Sevilla y Andalucía en general.

Comentarios 23

Un nuevo ranking (otro más) y la misma conclusión de siempre: existe una falla aún insalvable entre las universidades públicas que se ubican en el triángulo formado por Madrid, Barcelona y Valencia y las sevillanas (Hispalense y Pablo de Olavide) y andaluzas en general: Huelva, Cádiz, Córdoba, Málaga, Granada, Jaén y Almería.

Según el U-Ranking de 2014, elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), el principal talón de Aquiles de la universidad sevillana sigue siendo la productividad. En este campo, tras estudiar las 48 universidades públicas españolas (2.500 grados oficiales y 880 escuelas y facultades) con la aplicación de 25 indicadores diferentes, hay que esperar al grupo número 7 (de un total de diez) para que aparezca la Universidad Pablo de Olavide con una puntuación de 1 (la lista la encabeza la Pompeu Fabra de Barcelona con una puntuación de 1,6). La UPO comparte su grupo con las universidades de Granada y Almería, por citar sólo a las andaluzas. Por su parte, la Hispalense figura en el grupo 8 con un 0,9, junto a las universidades de Huelva, Cádiz y Málaga. La de Jaén consta en el grupo 9 (0,8) y las últimas de la lista son la Universidad Nacional de Educación a Distancia y la Universidad de la Rioja (0,7). Toda esta maraña de números vuelve a indicar que las dos instituciones de educación superior sevillanas juegan en la mitad baja de la tabla del sistema universitario español. Para realizar este ranking de productividad, la Fundación BBVA y el IVIE contemplan el volumen de resultados de cada universidad ponderado por el tamaño (número de alumnos, profesores, instalaciones y otros recursos).

Si se aplica la lupa a los datos de productividad de las universidades sevillanas se observa que, en general, la Pablo de Olavide alcanza mejores resultados en docencia e investigación, mientras que la Universidad de Sevilla gana en lo que a innovación y desarrollo tecnológico se refiere.

En general, los resultados de este ranking (el segundo que se realiza por parte de la Fundación BBVA) destacan la existencia de un núcleo de nueve universidades españolas que se sitúan a la cabeza tanto en productividad como en volumen de resultados: Universidad Complutense, Universitat de Barcelona, Universitat de València, Universidad Politécnica de Madrid, Universitat Politècnica de València, Universitat Autònoma de Barcelona, Universitat Politècnica de Catalunya, Universidad Autónoma de Madrid y Universitat Pompeu Fabra. Como se observa claramente, el idioma catalán impera en la élite de la universidad española. "Este conjunto de instituciones representan las mejores prácticas del sistema universitario español, confirmándose en gran medida los resultados de la anterior edición de 2013", se asegura desde la Fundación BBVA.

Los datos no sólo reflejan una realidad de la educación superior española, sino, sobre todo y desgraciadamente, una realidad urbana, cultural, económica y social: Madrid, Barcelona y Valencia se confirman como las "tres grandes áreas metropolitanas en la producción de conocimiento". El tan cacareado eje Sevilla-Málaga tendrá que tomar nota.

En lo que se refiere al U-Ranking en volumen de docencia, investigación e innovación y desarrollo tecnológico, la Universidad de Sevilla mejora notablemente sus resultados con respecto a la productividad, algo que no tiene nada de extraño si tenemos en cuenta que la Hispalense, con una población de más de 70.000 personas (entre profesores, estudiantes y personal no docente) es una de las más grandes de España. En números totales de volumen, la Hispalense se sitúa en el grupo seis de una lista compuesta por 21 grupos, sólo por detrás de las universidades Complutense, de Barcelona, Politécnica de Madrid, Valencia, Politécnica de Valencia, Granada y País Vasco.

Sin embargo, y precisamente por su pequeño tamaño, con apenas 10.000 estudiantes de grado, La Pablo de Olavide se hunde en la tabla en lo que al volumen se refiere. En concreto, se ubica en el grupo 18, junto a Huelva, León, Navarra y Lleida, y sólo por delante de Cartagena, Burgos y La Rioja.

El dato positivo es que tanto la Universidad de Sevilla como la Pablo de Olavide mantienen prácticamente igual sus resultados con respecto al U-Ránking de 2013, pese a las duras condiciones financieras y de personal que atraviesan ambas instituciones debido a los recortes tanto por parte de la Junta de Andalucía como por parte del Estado. En productividad, ambos centros vuelven a sacar la misma puntuación, mientras que en volumen se observa una pequeña mejoría en la Hispalense (la UPO se mantiene como en 2013). El director del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), Francisco Pérez, atribuyó estos buenos resultados, en declaraciones recogidas por Efe, a "un esfuerzo de los campus por adaptarse a los momentos actuales". En general, la Universidad Complutense y la de las Islas Baleares son las dos únicas que han empeorado algo en el ranking.

Según indican fuentes de la Fundación BBVA, Francisco Pérez, también catedrático de la Universidad de Valencia, "las universidades que obtienen mejores resultados se caracterizan por contar con profesorado altamente cualificado y un proceso de obtención de resultados satisfactorio por parte de los alumnos, además de una actividad de investigación intensa y reconocida internacionalmente y por ello capacidad de captar recursos, entrando así en un círculo virtuoso. A esto se une en el caso de las politécnicas, una intensa actividad de transferencia de tecnología e innnovación reflejada en la captación de recursos para hacer formación continua, así como para colaborar con empresas y producir patentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios