Emasesa incluirá en la factura del agua la tasa de basura de 30.000 negocios

  • El Ayuntamiento prepara ya que la entidad metropolitana amplíe desde 2010 su labor recaudatoria y cobre el tributo cada tres meses · Una empresa actualizará el censo de los locales comerciales

Comentarios 2

Emasesa cobrará a partir de 2010 por la basura industrial, pero derivará esos ingresos a las arcas del Ayuntamiento, tal como hace con la basura de las viviendas. El Ayuntamiento de Sevilla prepara cambios sustanciales para el próximo año en la facturación de la denominada tasa de recogida de basuras y residuos sólidos de locales comerciales. Casi 30.000 negocios de la capital pasarán a tributar por este concepto con periodicidad trimestral -y no semestralmente como hasta ahora- y lo harán directamente a Emasesa por medio de la factura del agua. La Agencia Tributaria del Consistorio dejará así de cumplir este cometido, salvo en casos muy regulados. Emasesa ya incluye en su factura la tasa de recogida de basura de las viviendas, por lo que no hará más que incluir en su concepto de gestión integral el cobro de la tasa de basura industrial de miles de locales comerciales de la capital, donde están abarcados los bares, restaurantes, hoteles, librerías, mercerías, oficinas, etcétera. Hay que tener en cuenta que la tasa de basura se paga en función de dos conceptos: la actividad ejercida y la superficie del local comercial. Para casos específicos como los de los hoteles se tiene también en cuenta la categoría en función de las estrellas.

Una herramienta clave para ejercer con eficacia esta labor recaudatoria es contar con una base de datos actualizada. Los propios técnicos de Emasesa, en colaboración con responsables de la empresa municipal de limpiaza (Lipasam), han realizado un muestreo de mil registros para comprobar la fiabilidad de los datos de los que se dispone en la actualidad. La compañía convocará en los próximos meses un concurso público para adjudicar a una empresa privada especializada en el sector la confección y actualización de la base completa, donde se espera que haya casi 30.000 negocios en toda la capital. Una vez que se disponga de este instrumento de trabajo puesto al día, se desarrollará la aplicación informática pertinente, de tal forma que esta nueva competencia no le supondrá a Emasesa la constitución de ningún nuevo equipo de profesionales.

El Ayuntamiento considera que este cambio en la gestión de este tributo supondrá dos ventajas para el contribuyente: el pago será más cómodo al estar fracturado en trimestres y los trámites burocráticos para la gestión del cobro se reducirán al ir incluido de oficio en el propio recibo del agua.

Hay casos de locales con actividad comercial que siguen facturando el agua a través del contador general de la comunidad de vecinos. Sus titulares en estos casos no se beneficiarán de la gestión integral y, por lo tanto, seguirán pagando el agua semestralmente y directamente a la Agencia Tributaria del Ayuntamiento. Estos supuestos son los que técnicamente se incluyen dentro de la denominada gestión exclusiva. A nadie escapa que el Ayuntamiento hispalense quiere ir paulatinamente suprimiendo los supuestos de gestión exclusiva para ir aumentando los de la integral. Por este motivo potencia, por ejemplo, los programas de fomento de la instalación de contadores individuales en todas las viviendas, que son los que permiten ajustar la tarifa del agua al uso real, una información que resulta indispensable para que el cliente aspire al abanico de bonificaciones en su facturación.

Esta reforma desde el punto de vista recaudatorio incluye también la búsqueda de soluciones para los casos de pisos con uso residencial pero que funcionan como sede de despachos profesionales. Los titulares de estos inmuebles facturan indebidamente el agua de acuerdo con los precios establecidos para el uso doméstico, y no según las tarifas de uso industrial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios