Emasesa proyecta dos nuevos tanques para evitar las riadas

  • Las infraestructuras se construirán en Kansas City y la avenida Luis Uruñuela y, al igual que la presentada en la Alameda, mejorarán la red de saneamiento de la ciudad

Comentarios 5

La ciudad contará con dos nuevos tanques de tormentas que evitarán que se produzcan inundaciones en la ciudad. Tras la puesta en marcha de la instalación de la Alameda de Hércules, se pondrán en marcha otros dos: uno en la avenida Kansas City, frente al complejo deportivo San Pablo y con una capacidad de 63.300 metros cúbicos, y otro en la avenida Luis Uruñuela, en Sevilla Este, de 36.400 metros cúbicos.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y el consejero delegado de Emasesa, Manuel Marchena, visitaron ayer el tanque situado bajo la Alameda de Hércules. Esta instalación se ha construido aprovechando el antiguo foso creado para albergar una estación de Metro en los años 70. Al quedarse obsoleto, la opción que había era rellenarlo de hormigón, una obra que le hubiera supuesto un elevado coste al Ayuntamiento. Por ello, la empresa municipal Emasesa apostó, durante la reurbanización de la Alameda de Hércules, por aprovechar esta obra civil ya realizada para que realizara las funciones de tanque de tormentas.

La inversión de esta construcción, que ha rondado los 1.900.000 euros, mejorará la capacidad de transportes de la red de saneamiento en el centro de la ciudad. En este sentido, Monteseirín especificó que el proyecto ha ahorrado a las arcas municipales cuatro millones de euros.

El tanque de tormentas es una obra de tamaño espectacular y que resulta imprescindible para evitar situaciones de colapso en la red de alcantarillado, evitando así la rotura de las tuberías y, por consiguiente, las inundaciones en el centro, ya que, topográficamente, la Alameda de Hércules es la zona más baja de la ciudad.

Según el Ayuntamiento, la ejecución de esta infraestructura está más que justificada, ya que permitirá encauzar las aguas pluviales en momentos de fuertes lluvias y cuando las redes de saneamiento se encuentren saturadas, evitando así las inundaciones que en esa zona de Sevilla se venía produciendo históricamente como consecuencia a la falta de capacidad de las redes de saneamiento.

El tanque tiene una capacidad de 11.500 metros cúbicos y cuenta con una altura de 25 metros. Además, se activa cuando la red de alcantarillado se encuentra al 90% de su capacidad. La apertura puede efectuarse de forma remota desde la sala de control de la compañía en la calle Escuelas Pías o bien desde la misma cabina existente en la Alameda de Hércules.

La activación del tanque no supone que la red deje de recibir el resto de agua, sino que funciona siempre en paralelo a la propia red, descongestionándola para que no se colapse. Una vez desaparecida la situación de riesgo, el circuito del tanque vuelve a inyectar agua en la red, trasladándola por los colectores habituales, desde la Alameda hasta la estación de San Jerónimo, donde una vez depurada, es expulsada al río. "Ojalá que este tanque nunca tenga que funcionar, aunque si es así está en perfectas condiciones para acoger el agua de las lluvias torrenciales", comentó Manuel Marchena.

Esta infraestructura está dotada con todos los medios de seguridad. Por ejemplo, las compuertas se cierran y prohíben automáticamente el acceso a personas a su interior, en caso de una alta concentración de gases.

Estos tanques gestionados por Emasesa se suman al ya existente en la localidad de Dos Hermanas, y al que se prevé construir en el Parque Centro de Alcalá de Guadaíra, con una capacidad de 11.000 metros cúbicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios