Europa y la paridad centrarán la nueva etapa de la Hispalense

  • Joaquín Luque toma posesión de su cargo como rector de la Universidad de Sevilla en un momento de cambios marcados por la unificación de los títulos

Comentarios 2

Europa y la paridad en los cargos directivos son dos de los principales desafíos que afronta la Universidad de Sevilla en una nueva etapa marcada por el relevo en el Rectorado y por la unificación de los títulos universitarios en la UE. Joaquín Luque, nuevo rector de la institución académica, tomó ayer posesión de su cargo, con un discurso muy similar al que defendió durante las elecciones universitarias de las que salió claramente triunfante.

Comenzó Luque su discurso con palabras de agradecimiento hacia el máximo responsable de la Hispalense durante los últimos doce años, Miguel Florencio. No podía ser de otra manera. Florencio apostó por Luque como vicerrector de Infraestructuras en su último equipo de gobierno.

Con experiencia en gestión, el nuevo rector, que es catedrático de Tecnología Electrónica, incidió también en el reto de potenciar "la investigación de calidad y competitiva, con capacidad de transferir eficazmente sus resultados a la sociedad y al tejido productivo", una apuesta que Luque tildó de "imprescindible". Otra línea maestra de su gobierno será "trabajar por la igualdad". Luque recordó que su mandato es el primero en la Universidad de Sevilla "con una presencia equilibrada de mujeres y hombres".

En cuanto a su talante, Luque prometió que dirigirá la ciudad universitaria "con un estilo cercano, sensible y dialogante, buscando siempre el consenso". Ante la presencia del presidente de la Junta de Andalucía, el rector aprovechó para reclamar "el apoyo de las instituciones y de la Administración autonómica".

Como si de un discurso enlazado se tratara, Florencio cedió ayer las riendas de la institución utilizando también palabras de reconocimiento hacia toda la comunidad universitaria, y hacia Luque. Casi se le quebró la voz al pronunciar Florencio su adiós. Doce años con las riendas de la Universidad de Sevilla dan para mucho. Durante sus tres mandatos tres consejeros han sido interlocutores de Florencio: Manuel Pezzi, Cándida Martínez y Francisco Vallejo. Al ceder el timón de la Hispalense, Florencio recordó que "no es posible una Universidad que aspire a la excelencia sin un profesorado motivado, unas infraestructuras adecuadas y unas condiciones económicas suficientes".

En su turno de palabra, Manuel Chaves destacó que "la Universidad y la empresa deben seguir trabajando conjuntamente". El presidente andaluz aplaudió la paridad en el gobierno de la Hispalense y recalcó que "desaprovechar el 50% del talento de una sociedad no sólo es injusto, sino absurdo". También apostó Chaves por la autonomía de la institución para llegar al grupo de cabeza de las regiones europeas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios