obituario

Fallece Anchoa Muñoz, hombre clave en el deporte andaluz

  • Fundador y director del CEAR de La Cartuja hasta 2005 y uno de los grandes promotores del remo y el piragüismo en Andalucía, ha muerto esta mañana a los 59 años.

José Antonio Muñoz 'Anchoa', con el Guadalquivir de fondo. José Antonio Muñoz 'Anchoa', con el Guadalquivir de fondo.

José Antonio Muñoz 'Anchoa', con el Guadalquivir de fondo. / Juan Carlos Vázquez

En la mañana de este miércoles ha muerto José Antonio Muñoz Muñoz (Sevilla, 1959) a los 59 años de edad, tras una larga enfermedad. Anchoa Muñoz, él mismo prefería ser llamado por el apodo que le pusieron de pequeño, se va dejando atrás una estela imborrable e importantísima, nunca bien ponderada, en el deporte andaluz y en el remo, su especialidad, desde la que se catapultó internacionalmente.

Su obra como gestor deportivo de primerísimo nivel es vastísima y tuvo como epicentros principales la organización, creación y dirección del Centro Especial Andaluz de Alto Rendimiento (CEAR, el antiguo CAR) de la Cartuja, los Mundiales de Remo y Piragüismo de Sevilla en 2002 y su participación, invitado por la FISA (Federación Internacional de Remo) como delegado de remo y piragüismo en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Pero hizo mucho más en su constante prurito por atraer a Sevilla y Andalucía eventos deportivos de primer nivel internacional. 

Sin exagerar ni un ápice, a Anchoa Muñoz hay que recordarlo como un prócer del deporte andaluz, no sólo sevillano. Hombre inquieto, políglota hasta dominar ocho idiomas incluido el ruso, que empezó a aprenderlo con 50 años en su constante afán por ampliar sus conocimientos, Sevilla le debe no sólo la creación del CEAR. Jacinto Pellón lo nombró responsable del área de deportes de la Expo 92 para relevar a Felipe del Valle, cuando el recordado gestor deportivo perdió la vida en un accidente de tráfico en 1990. Con él, mano a mano, ideó la creación del CAR, que Anchoa dirigió entre 1993 y 2005, momento en que es destituido después de presentarse a las elecciones a la presidencia de la FER (Federación Española de Remo) en oposición a Fernando Climent. Tras perder las elecciones, y con éstas la dirección del CAR, se hizo cargo del Andalucía Sports Bureau, una oficina creada para captar y traer a Andalucía eventos deportivos de orden internacional, pensada expresamente por la Junta de Andalucía para aprovechar su potencial de gestión.

Desde el Andalucía Sports Bureau siguió acrecentando su tarea gestora, impulsando el Open de Andalucía de golf hasta ser incluido en el prestigioso circuito de la PGA, o trayendo a las costas andaluzas la prestigiosa Ocean Race de vela, entre otras pruebas de tal tenor.

Pero su verdadera labor fue en el remo. Anchoa siempre apostó por el río Guadalquivir como una de las mejores pistas de regata para remo y piragüismo del mundo, por el clima, por su navegabilidad, por la hospitalidad y la capacidad de servicio de Sevilla para acoger entrenamientos y pruebas de nivel internacional. Al CEAR, antiguo CAR, fueron llegando selecciones de estas dos disciplinas deportivas. Desde el epicentro de la Cartuja, Anchoa auspició la FISA Team Cup de remo, prueba internacional que estrena pista en Sevilla en 1995. En 1999 el CAR acoge la FISA Masters Cup, primer evento mundial que recala en las instalaciones hispalenses. Y en 2002 Sevilla tiene el honor de ser la primera pista de regata de la historia que acoge los Mundiales de Remo y Piragüismo, que hasta entonces nunca habían compartido año ni sede. Fue un evento de primerísimo nivel.

Toda esa labor le sirvió para que la FISA lo llamara para formar parte del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Sidney en 2000, como responsable de remo y piragüismo. Diario de Sevilla tuvo el honor de contar con las crónicas que enviaba Anchoa desde Sidney para relatar unos Juegos Olímpicos desde dentro, todo un privilegio. 

En un plano más local, Anchoa Muñoz, adscrito de siempre al Labradores, fue impulsor de la Regata Sevilla-Betis, en la que compitió como remero sevillista, pues su pasión fuera del remo era el Sevilla Fútbol Club, en sus años mozos. No se concibe la actual regata sin su empuje en todos los sentidos: creó el trofeo del Cocodrilo, la figura del director de la regata, cargo que ostentó entre 1989 y 1995, y auspició el convenio entre el Ayuntamiento, el Sevilla y el Betis para garantizar la supervivencia y el crecimiento de la regata en 1993, un convenio por 25 años, así como la primera retransmisión televisiva en directo, en 1990, y el patrocinio con Cruzcampo.

Sevillano de cuna, vecino de Santa Clara, vinculado a la cofradía de La Paz, con la que siempre hizo estación de penitencia hasta que la salud se lo permitió, su figura humana se engrandecía en el trato directo. Cordial, políglota, autodidacta, ilustrado, servicial, la bonhomía, por encima de su capacidad intelectual y su ímpetu gestor, era su principal cualidad como persona. Un prohombre que ha fallecido demasiado pronto y que deja viuda y tres hijos. Sus restos mortales reposan en el tanatorio de la SE-30, donde mañana, a las 10:30, se oficiará un responso por su eterno descanso. Requiescat in pace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios