Fibes despide sin indemnización al gerente por "incumplimientos graves"

  • El PP se basa en las conclusiones de la auditoría de 2010 y en el avance de las pérdidas previstas al cierre de 2011 para rescindir el contrato de Felipe Luis Maestro · El ahorro es de más de cien mil euros

Comentarios 17

Un despido más que anunciado. El PP cumplió todas las previsiones y ayer se deshizo del director gerente de Fibes, Felipe Luis Maestro, el último gerente de los años de Monteseirín en el gobierno local. La sorpresa estuvo en el cómo, pues no habrá lugar a ninguna indemnización. Las arcas del Palacio de Congreso y Exposiciones de Sevilla (cuyo consorcio forman el Ayuntamiento, la Diputación y la Cámara de Comercio con un 33% de acciones cada parte) se ahorrarán más de 100.000 euros por este despido, ya que la sociedad considera que Maestro ha incurrido en "graves incumplimientos" en su gestión al frente de la entidad. Esta maniobra del PP se basa en el informe de la auditoría de Deloitte de 2010, que confirma pérdidas de 1,6 millones de euros en dicho ejercicio. Maestro habría tomado decisiones que provocaron "graves consecuencias" a la entidad desde el punto de vista económico y patrimonial, ya que, además de las pérdidas del pasado año, se prevé una pérdida de un millón de euros para el actual ejercicio 2011. 

Su sustituto será el director de operaciones de la cadena hotelera NH en Portugal y el Sur de España, Gaspar Sáez, cuyo nombramiento como nuevo gerente se ha llevado a cabo sin mayores problemas también en la sesión del comité ejecutivo y la asamblea general celebrada ayer. El concejal de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo del Ayuntamiento, Gregorio Serrano, quedó facultado por los organismos competentes para negociar y firmar el contrato con Sáez, un trámite que será posteriormente ratificado por el comité ejecutivo. 

En el contrato de alta dirección de Maestro se incluyó un singular blindaje en su momento, por el que Fibes debía indemnizarle en caso de despido con un mes de salario por cada año trabajado, con un mínimo de doce mensualidades más el 50% del total de su sueldo de los últimos doce meses. La base para fijar la indemnización sería también la de los doce meses anteriores al despido. 

No sólo la auditoría de la firma privada Deloitte ha puesto en jaque la gestión más reciente de Fibes. El pasado noviembre trascendió el informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas de Andalucía de la gestión llevada a cabo en el Palacio de Congresos en 2009. La Cámara ha hallado varias irregularidades, entre ellas la encomienda a la empresa municipal Emvisesa de las obras de ampliación. El informe reza que esta encomienda "no se ha ajustado a Derecho al no ser esta empresa municipal un medio propio del Consorcio". 

El informe refiere que el Consorcio de Fibes incumplió el artículo 67 de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas al encomendar la obra a Emvisesa sin antes aprobar el presupuesto de gasto que suponía la obra, sin incorporar al expediente el certificado de existencia de crédito y la fiscalización de la Intervención. Tampoco se incluyó en el convenio de colaboración el coste real de la encomienda. Otra irregularidad es que el Consorcio de Fibes no modificó sus estatutos antes de que Emvisesa adjudicara las obras del nuevo edificio a varias constructoras, pese a que así lo exigía la disposición adicional del convenio de colaboración que firmó en 2007 con la empresa Emvisesa. 

Por otro lado, el comité ejecutivo de Fibes también tomó ayer conocimiento del inicio del procedimiento para que la Diputación de Sevilla, que ostenta un 33% de la titularidad, pueda abandonar la sociedad. Por este motivo, se ha encargado una auditoría a Deloitte para que se valore la situación patrimonial del ente, con el objetivo de calcular la deuda y saber con precisión la cantidad que debe aportar el organismo supramunicipal para poder ejecutar la salida de Fibes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios