La Fiscalía pide que el caso de Laura Cerna sea enjuiciado por un jurado popular

  • El TSJA debatirá el próximo 11 de enero sobre si el crimen debe ser juzgado por un jurado o por un tribunal profesional.

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado que sea un jurado popular, y no un tribunal profesional, el que enjuicie a Antonio Gordillo, el joven de 30 años de edad que permanece en prisión acusado de asesinar y descuartizarel pasado mes de agosto de 2010 a una mujer norteamericana de 49 años de edad, identificada como Laura Cerna, en el barrio del Tiro de Línea de la capital hispalense, según han informado fuentes del caso. 

La Audiencia Provincial dictó un auto en el que el magistrado que fue designado para presidir el jurado popular ordenó que el caso fuera enjuiciado por un tribunal profesional, en contra de lo que acordó el pasado mes de mayo el juez de Instrucción número 18 de Sevilla. Tras ello, el abogado del marido de la víctima, Marcos Cañadas,recurrió esta decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Ahora, las fuentes han detallado que, por medio de un escrito, el Ministerio Público se ha adherido a este recurso y ha solicitado que se revoque el auto dictado por la Audiencia Provincial de Sevilla, defendiendo la conveniencia de que el caso lo enjuicie un jurado. Tras ello, la Sala de lo Civil y Penal del TSJA ha fijado una vista para el próximo día 11 de enero en la que debatirá sobre este particular. 

La Fiscalía solicita para Antonio Gordillo 25 años de cárcel por un delito de asesinato. De su lado, la acusación particular que ejercen los padres y el hijo de la víctima solicita la imposición de una pena de 25 años de prisión por el delito de asesinato; cinco años por un delito de agresión sexual del artículo 178 del Código Penal, y cinco meses por profanación de cadáveres.

Asimismo, esta acusación particular pide que el acusado pague una indemnización de 100.000 euros a los padres de la víctima; de 30.000 euros a cada uno de los dos hermanos de Laura, y de 150.000 euros al hijo. Por último, la acusación que ejerce el marido de la víctima ha pedido para Antonio Gordillo un total de 25 años de cárcel por el delito de asesinato y cinco meses por la profanación de cadáveres, así como el pago de una indemnización de 150.000 euros.

Por su parte, la defensa pone de manifiesto en su escrito, que fue sobre las 2:00 horas del 30 de agosto de 2010 cuando el acusado salía de tomar unas copas de un bar del Porvenir y se encontró con la víctima, "a la que conocía de vista" y quien le dijo que venía de tomarse unas cervezas y vino pero "que tenía ganas de tomarse una copa más". Tras ello, el imputado continuó su camino a casa, "pues no se encontraba en buenas condiciones al haber bebido y consumido cocaína esa noche".

El relato de la defensa asegura que fue la propia víctima la que se golpeó con el quicio de la puerta y, a continuación, se autolesionó con un cuchillo que cogió momentos antes hasta producirse la muerte. "Ante esta situación extrema, y fruto del pánico", el acusado "decidió en lugar de llamar a la Policía deshacerse del cuerpo". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios