Metrocentro

Florencia decidirá en un referéndum si el tranvía pasa junto a la Catedral

  • El alcalde de la ciudad italiana asegura que se evitará la vibración y pone como ejemplo a Sevilla diciendo que circula por la zona monumental "sin que nadie proteste", aunque lo cierto es que el debate ciudadano es profundo.

Comentarios 101

Los ciudadanos de la ciudad italiana de Florencia decidirán en un referéndum, previsto para el próximo 17 de febrero, si permiten que el tranvía pase cerca del baptisterio de San Juan, en la turística plaza de la Catedral de Santa María de las Flores.

Los medios locales explican que en la capital de la Toscana, la construcción del tranvía ha provocado una nueva división entre sus ciudadanos al igual que en los tiempos de las luchas medievales entre güelfos, partidarios de los papas, y los gibelinos, seguidores de los emperadores alemanes.

El alcalde de la ciudad, Leonardo Domenici, ha previsto la construcción de tres nuevas líneas de tranvía para facilitar el transporte público en el centro de la ciudad.

Pero el proyectado trayecto de la línea 2 ha provocado las protestas por parte de la oposición y de grupos de ciudadanos, y el miembro del partido democristiano UDC Marco Razzanelli, ha recogido más de 13.000 firmas contra el proyecto.

Estos expresan que uno de los tramos de esa línea tranviaria, que circulará por el centro de la ciudad, considerado patrimonio artístico de la Humanidad, pasa demasiado cerca del baptisterio y las vibraciones pueden ser muy peligrosas.

Mientras que el alcalde de Florencia defiende que el tranvía es una solución para eliminar "las 16 líneas de autobuses que pasan por la zona y que contaminan todo el área de la catedral".

Un proyecto, que según la alcaldía, cuenta con el visto bueno de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Asimismo, Domenici, ha aclarado que las nuevas técnicas anularán las vibraciones del tranvía, y recordó que en Sevilla también este medio de transporte circulará junto a la Catedral y "nadie ha protestado". En realidad, ya circula por la zona monumental hispalense, pero entre un profundo debate ciudadano.

Las motivaciones de Domenici no han convencido a los detractores por lo que el referéndum sobre el asunto se ha hecho inevitable y costará un millón de euros a las arcas municipales. "Me hubiera gustado dedicar este dinero a nuevas guarderías", se lamentó el alcalde.

Si los ciudadanos deciden apoyar el nuevo sistema de tranvía, su construcción está prevista que termine en 2013.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios