"Ganan el grupo, el individuo y la empresa"

  • El catedrático de Psiquiatría Jaime Rodríguez Sacristán cree que estas reuniones son "positivas"

"En estas reuniones se logran varias satisfacciones para quienes asisten". Jaime Rodríguez Sacristán, catedrático de Psiquiatría, considera positivas las comidas de Navidad, especialmente las que organizan los compañeros de trabajo o las empresas. "Las celebraciones hay que entenderlas dentro de la dinámica de los grupos sociales", refiere dicho experto, quien incide, no obstante, en que "hay que atender a una serie de variantes y condicionantes para valorar los resultados de estas reuniones".

"Partamos de la base de que el hombre es un ser social por naturaleza, por lo que necesita sentirse parte de un grupo para colmar una de sus satisfacciones. Las comidas de Navidad entre compañeros de trabajo o amigos contribuyen a tal fin", explica Rodríguez Sacristán. Si el encuentro se lleva a cabo entre empleados, los resultados son aún más positivos: "Las personas que sólo comparten momentos o vivencias en el trabajo tienen, por norma general, una relación mecánica, por lo que en estas celebraciones pueden adentrarse en otro ámbito y contribuyen a asimilar que conforman un grupo social, lo que añade un valor emocional al individuo".

Un consumo excesivo de alcohol puede dar al traste con "la dinámica del grupo"

Eso sí, estas celebraciones entrañan un peligro del que siempre se ha de estar alerta. Un consumo excesivo de alcohol puede dar al traste con las relaciones entre quienes conforman el grupo. "Puede inducir a comportamientos que alteren la correcta convivencia entre los compañeros y que la incidencia que se produzca en este encuentro se traslade luego al trabajo", advierte este psiquiatra.

Pese a ello, Rodríguez Sacristán incide en el beneficio -desde el punto de vista psicológico y social- de estas comidas. "Se celebran a final de año, cuando se hace balance de lo pasado. Es el momento oportuno para cerrar cualquier problema o roce con algún compañero y poner el contador a cero", argumenta este catedrático, quien abunda en que este tipo de encuentro "es positivo para el grupo, para el individuo y para el buen funcionamiento de la empresa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios