La Gerencia detiene el derribo de otro chalé de Aníbal González

  • Los técnicos extinguen la licencia de demolición concedida a la promotora hace ocho años al entender que está caducada

  • El edificio regionalista no cuenta con protección en el Plan General

Tras los árboles de la calle Cristo de la Sed se encuentra el chalé, que contaba con un proyecto para ser demolido. Tras los árboles de la calle Cristo de la Sed se encuentra el chalé, que contaba con un proyecto para ser demolido.

Tras los árboles de la calle Cristo de la Sed se encuentra el chalé, que contaba con un proyecto para ser demolido. / josé ángel garcía

Comentarios 4

El chalé del número 37 de la calle Cristo de la Sed era el único inmueble que se escabullía de las medidas aprobadas a mitad de este mes por la Gerencia de Urbanismo para proteger los edificios regionalistas de Nervión después de que el barrio lleve más de diez años siendo testigo de derribos de este tipo de construcciones. El motivo es que contaba con una licencia de demolición en vigor que fue aprobada en mayo de 2009. La única fórmula encontrada por los técnicos para evitar el derribo de la casa ha sido incoar un procedimiento administrativo para declarar caducado el permiso para su derribo.

El edificio construido durante el primer tercio del siglo XX con el estilo de Aníbal González estaba catalogado por el Plan General de 1987 con un nivel de protección parcial en grado 1 C, al igual que el colindante salvado de la piqueta hace dos semanas al entender la Gerencia que cuenta con "relevancia social" y la medida tiene un carácter "irreversible". A escasos metros también se encuentra la Iglesia de la Inmaculada de la Concepción, obra de Antonio Arévalo Martínez construida entre 1925 y 1930 y catalogada con un nivel de protección B. En el Plan General vigente (aprobado en julio de 2006) del número 37 de la calle Cristo de la Sed no cuenta con ningún nivel de protección.

El servicio de licencia e inspección urbanística precisa que las medidas necesarias para restituir la legalidad urbanística del chalé pasan por una declaración de caducidad conforme a la ordenanza reguladora de obras y actividades del Ayuntamiento de Sevilla. En su artículo 23 establece que si las obras o actuaciones autorizadas no comienzan antes de un año desde la fecha de notificación la licencia será revocada. En el expediente se describe que los trabajos iban a consistir en la demolición total del edificio, lo que le iba a suponer a la promotora un coste superior a los 21.000 euros. El aviso fue publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) ante la imposibilidad de entregar la notificación en mano.

La presión institucional y ciudadana frenó la demolición del chalé en el número 35 de esa misma calle. La constructora que adquirió el inmueble alegó la carencia de protección urbanística sobre la finca para seguir adelante con los planes de demolición del edificio. La Gerencia respondió pidiendo más documentación sobre el inmueble e instando a obtener el visto bueno de la Comisión Local de Patrimonio. Advierte que en caso de estimarse favorable la demolición solicitada, la finca ha de contar con cerramiento y un tratamiento que la conserve siempre limpia, desprovista de vegetación y restos de suciedad.

Para proteger al resto de los edificios regionalistas de Nervión la Gerencia ha aprobado tres medidas: suspender un año las licencias de obras en dos zonas acotadas, incluir cinco inmuebles municipales en el catálogo periférico y elaborar un estudio para calibrar qué edificaciones es necesario proteger. La suspensión temporal de las licencias de demolición, reformas o nuevas edificaciones para proteger estos inmuebles, afecta a un espacio limitado por Luis Montoto, la avenida de la Cruz del Campo, Cristo de la Sed, Goya y Alejandro Collantes. La otra zona engloba a las calles San Juan de Dios, Antonio Aparicio Herrero, Juan de Padilla y Marqués de Nervión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios