La Giganta ya tiene una réplica de 2,20 metros en un municipio de Tarragona

  • La localidad de L'Arboç cuenta desde ayer con una copia del Giraldillo como remate de un conjunto de edificios artísticos

Comentarios 2

El Giraldillo tiene una nueva réplica, en esta ocasión en la provincia de Tarragona. La veleta se colocó ayer como remate de la torre de la Giralda de L'Arboç. Se trata de una estatua en forma de veleta que corona el edificio de 52 metros de altura, de la misma forma que lo hace el original en la Giralda de Sevilla a 94,5 m. Han presenciado la ascensión de la estatua el alcalde de la localidad, Joan Plana, y el propietario del conjunto arquitectónico y promotor del acto del Centenario, Manuel Camino, en compañía de algunas personas y vecinos y medios de comunicación.

El Giraldillo ha estado expuesto durante unos días en la Caixa del Penedés de Vilafranca del Penedés y en la Casa de Cultura del Ayuntamiento de L'Arboç, coincidiendo con la fiesta mayor del pueblo. En total se calcula que más de 7.000 personas han visitado la escultura y han conocido mejor la historia del monumento, que este año celebra su centenario y que se divisa a lo lejos, desde varios puntos de la zona.

Después de recibir la autorización del Arzobispado de Sevilla para poder colocar un Giraldillo en la torre de La Giralda de L'Arboç, la propiedad encargó su realización a la empresa sevillana Fundycer, especialistas en fundiciones y cerraduras. La réplica, símbolo del triunfo de la Fe victoriosa, representada por la figura de una persona vestida con una túnica y botas con caras de león, que sostiene en una mano una palma y en la otra un estandarte, pesa cerca de 90 kilos, mide 2,20 metros de altura desde la base y 1,80 "de envergadura" entre la punta de la palma y el estandarte. Está basada en el Giraldillo realizado por José Antonio Márquez por orden del Cabildo de la Catedral de Sevilla con motivo de su restauración y, a la vez, éste estaba inspirado en la veleta original.

La Giralda de L'Arboç, que no sólo reproduce La Giralda sino también el Salón de Embajadores de los Reales Alcázares, de Sevilla, el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada y presenta varios aposentos con muestras de inspiración neomedieval árabe y del arte califal de la Mezquita de Córdoba, representa una parte del lazo cultural entre las comunidades andaluzas y catalanas a través de su arquitectura. El recinto arquitectónico está catalogado como edificio de interés y forma parte del patrimonio cultural de la comarca.

La colocación del Giraldillo representa uno de los momentos más emblemáticos de la restauración llevada a cabo, que está en su fase final para de dar paso a la celebración del centenario durante el año 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios