El Gobierno exigirá que se aporte el DNI para comprar petardos

  • La Guardia Civil tendrá un registro de los compradores de estos artículos · En el último mes se han requisado casi 80.000 artículos que se vendían ilegalmente

El Gobierno exigirá la presentación del DNI a todas las personas que quieran comprar petardos durante la próxima Navidad. Así lo expuso ayer el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés, al término de una reunión con los propietarios de los establecimientos autorizados para la venta de productos pirotécnicos.

De esta manera, la Administración central pretende reforzar los controles sobre la venta de este material, que en los últimos años ha protagonizado algunos episodios desgraciados en esta ciudad. Hace tres años, por ejemplo, un niño perdió tres dedos de una mano al explotarle un petardo y el día de Navidad de 2006 una mujer estuvo a punto de perder el brazo al impactarle un cohete lanzado por dos jóvenes desde un coche en un parque de Nervión.

Con esta nueva medida, la identidad de las personas que compren productos pirotécnicas quedará registrada en un censo que será controlado directamente por la Guardia Civil, cuerpo que tiene las competencias en materia de explosivos. Los agentes del instituto armado han intensificado las inspecciones sobre quioscos y bazares en el último mes. Desde el pasado 15 de noviembre se han realizado 80 controles y se han levantado cinco denuncias por venta ilegal de este tipo de material explosivo. En este mismo periodo se han requisado 79.739 artículos, en distintas operaciones desarrolladas por la Policía Local y la Guardia Civil.

Los propietarios de los establecimientos denunciados se enfrentan a sanciones administrativas que dependen de la cantidad de productos requisada, pero que en los casos más graves pueden alcanzar los 60.000 euros.

En la provincia de Sevilla sólo existen once establecimientos que están autorizados para comprar artículos pirotécnicos. Siete de ellos están situados en la capital y los otros cuatro en los municipios de Mairena del Aljarafe, Umbrete, Benacazón y Lebrija. La venta de petardos en pequeños quioscos y bazares está prohibida, sin que las autoridades puedan responder además de la calidad del material, que generalmente es importado de China.

La Navidad de 2007 es la primera en la que está en vigor la nueva ley que regula la venta de productos pirotécnicos. Esta normativa, aprobada en febrero de este año, prohíbe la venta de petardos por edades según lo peligroso que sea el producto. Los artículos de pequeño riesgo no pueden ser comprados por menores de 12 años, los de mediano por menores de 16 y los de alto riesgo por menores de 18. La reforma de la ley ha incrementado la edad mínima para poder comprar este tipo de artículos, que antes estaba fijada en los ocho años.

La nueva norma también ha prohibido la fabricación y comercialización de un cohete conocido como trueno rascador. También prohíbe la venta del trueno de mecha lenta siempre que se dispense suelto. Sólo puede comercializarse empaquetado y con instrucciones de uso. Igual ocurre con los cohetes y otros productos que contengan mecha, que deben venderse en paquetes completos y protegidos. Este tipo de artículos tampoco podrá venderse a partir de las doce de la noche.

El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés, quiso hacer ayer un llamamiento a los padres para que obliguen a sus hijos a comprar este tipo de material en los puntos de venta autorizados.

Sólo de esta manera se asegurarán de que los petardos que adquieren han pasado los pertinentes controles de calidad y de seguridad. Igualmente, el representante de la Administración central en la provincia de Sevilla anunció que durante los próximos días 21, 22 y 23 de diciembre la Guardia Civil incrementará sus inspecciones en los bazares y quioscos en los que se tenga conocimiento de que se venden artículos pirotécnicos de manera clandestina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios