El Gran Poder aprueba las nazarenas por aclamación

  • El cabildo dio el visto bueno a la reforma integral de las reglas planteada por la junta de gobierno de la hermandad

Comentarios 5

Por aclamación y sin necesidad de debate. Los hermanos del Gran Poder aprobaron en el cabildo celebrado en la noche de ayer que las hermanas puedan salir de nazarenas acompañando al Señor desde la próxima Madrugada. Ni siquiera se debatió la enmienda contraria a la modificación de la regla que planteaba la igualdad entre hombres y mujeres al no estar presente el hermano que la había presentado.

Como se preveía, el cabildo fue una balsa de aceite para la junta de gobierno que preside Enrique Esquivias de la Cruz. Se discutieron algunas enmiendas planteadas por un hermano, entre ellas la realización de una novena al Señor, y diversos asuntos de disciplina, pero los hermanos las rechazaron. La junta preguntó, por tanto, si se aprobaba el proyecto integral de reglas presentadas, a lo que se respondió afirmativamente, por lo que ni siquiera hizo falta realizar una votación al respecto.

El hermano mayor mostró su absoluta felicidad por el desarrollo de la cita y por el comportamiento de los hermanos: "El día no acompañaba nada por el tiempo y por coincidir con el fútbol, pero los hermanos han acudido masivamente y han respondido".

El cabildo comenzó minutos más tarde de las nueve de la noche, hora prevista en segunda convocatoria, al decidir la junta de gobierno dar unos minutos más de margen para que los hermanos pudieran llegar con más comodidad. En poco más de una hora se aprobaron las nuevas reglas.

La expectación era máxima en la Plaza de San Lorenzo desde las ocho de la tarde, hora en que las dependencias de la basílica abrían sus puertas para que los hermanos fueran identificándose y tomando asiento en los bancos de la basílica, aunque muchos de ellos tuvieron que quedarse de pie al estar el aforo completo. La persistente lluvia que cayó durante todo el día dio un respiro a esa hora de la tarde, cuando la cola se extendía casi hasta la mitad de la plaza, al igual que ocurre cuando los hermanos acuden a retirar su papeleta de sitio los días de cuaresma. La diferencia entre ambas estampas es que ayer había muchas mujeres, jóvenes y mayores, solas y acompañadas, pero todas con la ilusión de volver a formar parte de la cola de las papeletas.

Mientras los hermanos esperaban para entrar en el templo, había comentarios para todos los gustos: "Esto está hecho ya", "hay cosas mucho más importantes que las mujeres en el proyecto de reglas". Otro hermano, de cierta edad, hacía una reflexión más profunda: "A mí me parece que esto no hay que votarlo. Las reglas sí, pero lo de las mujeres no tiene sentido. Ya te lo dictan las Normas Diocesanas. Lo que ha hecho el Amor, al simplemente informar de la modificación, es lo más correcto, pienso yo. Si ahora se vota que no, ¿en qué situación quedaría la hermandad?".

Otros, los más jóvenes, se entretenían porfiando sobre la hora a la que terminaría el cabildo. Y algunos hablaban de la salida del Cachorro en vía crucis extraordinario para recaudar fondos para Haití: "Seguro que el día que salga llueve". Cada uno se entretenía con lo que podía.

El cabildo se cerró con las preces y los rezos de rigor por los hermanos difuntos, que en esta ocasión tuvieron una dedicación especial: el sacerdote Rafael Moyano, capellán de la hermandad; Daniel Jiménez-Quirós, ex hermano mayor del Santo Entierro que falleció el pasado lunes; José Sánchez Dubé; las víctimas de la residencia de ancianos siniestrada en Sevilla y los damnificados por el terremoto de Haití.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios