Grandes escollos y pocos denominadores comunes

  • La negociación parte del documento firmado entre PSOE y C's y el referéndum catalán la complica

La negociación que iniciaron ayer PSOE, Ciudadanos (C's) y Podemos parte de la base del documento firmado entre los dos primeros, del que los socialistas creen que en torno a 140 de las 200 medidas pueden ser compartidas por los morados. Éstos son los principales denominadores comunes y los escollos de la negociación:

Referéndum catalán. El acuerdo entre PSOE y Ciudadanos rechaza de manera nítida "todo intento de convocar un referéndum con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España". Según el PSOE, la consulta "nunca ha sido una prioridad" para Podemos desde el 20-D, aunque Iglesias insiste en que es un pilar básico del pacto. Para ello, ha encomendado buscar una fórmula alternativa al portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, y al líder del PSC, Miquel Iceta, si bien éste augura que no habrá acuerdo. "No nos engañemos", dijo el pasado lunes. El PSOE asegura que el acuerdo debe basarse en la reforma constitucional al ser algo que comparten con Podemos y C's.

Reforma laboral. PSOE y C's abogan por suprimir los puntos más controvertidos de la reforma laboral del PP y reducir a tres los tipos de contrato para reducir la temporalidad, pero los de Rivera no hablan de derogar el actual marco laboral. Para Podemos, la supresión de la reforma del PP es una condición irrenunciable y aunque también querría invalidar la que aprobó José Luis Rodríguez Zapatero, está dispuesto a mantener ésta última. Los de Pablo Iglesias rechazan el complemento salarial promovido por C's y quieren un mayor compromiso con la subida del salario mínimo.

Gasto público. Podemos plantea un aumento del gasto público de 90.000 millones en cuatro años, aunque Iglesias aceptaría rebajarlo a 60.000. El PSOE valora esta rectificación, pero pide a Iglesias "tener los pies puestos en la tierra" al opinar que tal incremento pondría en riesgo el cumplimiento de los objetivos de déficit. El que el desequilibrio de las cuentas en 2015 haya sido superior al previsto en casi un punto obliga a ajustar aún más el gasto. Los socialistas y Ciudadanos defienden renegociar con la UE flexibilizar el calendario del déficit, al igual que Podemos, aunque los de Iglesias piden más tiempo para cumplir con Europa.

Política fiscal. Para reducir el déficit, al margen de controlar el gasto, PSOE, Ciudadanos y Podemos ven precisa una reforma fiscal, pero cada uno con perspectivas distintas. Al tener que enjugar 10.000 millones este año, los socialistas ven inevitable aumentar la carga impositiva, no vía IRPF, pero sí gravando más el patrimonio y a las grandes empresas. Ciudadanos no quiere oír hablar de subidas de impuestos, mientras que Podemos exige una reforma más ambiciosa porque "sin política fiscal no hay política social".

Regeneración. El apartado donde se aprecia más margen de coincidencia es el relativo a la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción. PSOE y C's incluyen en su documento un amplio conjunto de medidas que no son mal vistas por Podemos, como supresión de los aforamientos para diputados y senadores, revisión del sistema de nombramiento de órganos institucionales, reforma del Senado o la despolitización de la Justicia.

Agenda social. Las tres formaciones comparten la necesidad de revertir los recortes aplicados por el Gobierno del PP. Acabar con los desahucios, fortalecer la lucha contra la violencia de género o activar la ley de dependencia son algunos de los puntos en común que podrían allanar un acuerdo en este apartado. También coinciden en poner en marcha un ingreso mínimo vital para las familias sin recursos y universalizar la sanidad. Podemos recela de que C's siga apostando por los copagos sanitarios, pese a que en su documento con el PSOE se comprometen a suprimirlos.

Ley electoral. La puesta al día de la ley electoral es uno de los caballos de batalla de Ciudadanos y Podemos y que el PSOE está dispuesto a abordar, si bien es consciente que es preciso contar con el PP. Lo mismo ocurre con la reforma del reglamento del Congreso, otra de las asignaturas pendientes que los tres partidos quieren impulsar de forma prioritaria para dinamizar la actividad parlamentaria y mejorar los mecanismos de control al Gobierno.

Paralizar la Lomce. La paralización del calendario de la Lomce es un punto en común entre los tres partidos, aunque el debate celebrado el martes en el Congreso en el que se aprobó una iniciativa que persigue ese objetivo generó algunas suspicacias con C's tras su abstención. La formación naranja alega que paralizar una ley no soluciona el problema mientras que no haya un pacto educativo que la sustituya y por el que también abogan PSOE y Ciudadanos.

Revisión de leyes del PP. El pacto PSOE-C's incluye el compromiso de revisar otras de las leyes troncales aprobadas por el Gobierno del PP, como la reforma local o la prisión permanente revisable. También hay coincidencias en revisar la ley de seguridad ciudadana, aunque Podemos y PSOE son partidarios de derogar de inmediato los aspectos más controvertidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios