sector de la construcción | proliferación de nuevas promociones

Grúas como setas

  • Las obras se multiplican en todos los barrios de la ciudad tras años paralizadas por la crisis

  • Las viviendas de nueva construcción aumentan un 60% en un año

Las grúas de obra vuelven a formar parte del paisaje de la ciudad y surgen como setas de la nada. Las promotoras y constructoras han pisado el acelerador tras varios años en estado de letargo. Es imposible pasear por Sevilla y no toparse con al menos uno o dos carteles promocionales de viviendas que tapan fachadas ruinosas o en solares que durante años han estado abandonados.

Según datos facilitados por el Ayuntamiento de Sevilla, el pasado año se registraron en la capital un total de 1.137 viviendas de nueva creación, un 60% más que en 2016. Se trata de la cifra más alta desde 2010, aunque este dato aún está lejos de los 3.000 nuevos inmuebles contabilizados en 2007.

El sector de la construcción comenzó a remontar en Sevilla a partir de 2015 y desde entonces su progresión ha sido indiscutible, tanto que en los dos primeros meses de 2018 se registraron 310 viviendas de nueva creación, casi el doble que en todo el año 2014.

Otra prueba de esta recuperación es el número de licencias de obras concedidas por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. En 2017 se tramitaron 2.307 licencias y declaraciones responsables, la cifra más alta desde 2010. Este total supone, además, un crecimiento del 14% con respecto a 2016 y un 17% frente a los datos de 2015. De las más de 2.300 licitaciones tramitadas el pasado año, 1.179 fueron aprobadas, y de ellas, 429 eran proyectos de uso residencial y 44 hoteleros.

Sólo en enero y febrero se registraron casi el doble de pisos nuevos que en todo 2014

También se ha reducido de forma importante el número de licencias archivadas o caducadas. En 2012, fueron 255; 219 en 2014, 116 en 2015, 70 en 2016 y sólo 26 el pasado año. Esto demuestra que cada vez son más los proyectos puestos en marcha que llegan a buen puerto y que se han agilizado los trámites en la Gerencia de Urbanismo.

El presupuesto de las licencias de obra es otro de los aspectos que ha ido creciendo de forma progresiva desde 2014, cuando la inversión de las licencias de obra aprobadas y las declaraciones responsables sumaban poco más de 87 millones, la cifra más baja de la última década. El pasado año concluyó con una presupuesto comprobado de 238,5 millones de euros, lo que supuso un aumento de casi el 174% con respecto a las cifras de tres años antes. Sólo en los dos primeros meses de 2018, el presupuesto de las licencias aprobadas ha sido de 32,8 millones de euros.

No hay duda de que el gigante de la construcción se ha despertado -no se sabe si con la lección aprendida-, y la prueba de ello es que ya hay proyectados y anunciados sólo en Sevilla capital más de 7.500 nuevos pisos para los próximos años. Algunos de ellos ya están en marcha y otros aún no han solicitado la licencia de obra.

Las grúas no sólo se extienden por el centro de la ciudad, también en las zonas periféricas, como Sevilla Este o Palmas Altas, y algunos de estos proyectos forman partes de actuaciones urbanísticas singulares que han sido desbloqueadas tras años estancadas a causa de la crisis, como es el caso de las viviendas proyectadas en La Florida, la rehabilitación del edificio de la Barqueta, Resolana, Ramón y Cajal, Carretera de Carmona o Puerta Osario.

Uno de los proyectos más ambiciosos iniciado este año es el nuevo barrio que Aedas Homes pretende levantar en la Hacienda del Rosario, junto al Polígono Parsi, que cuenta con el beneplácito del Ayuntamiento de Sevilla. Aquí hay proyectados 1.046 pisos de dos, tres y cuatro dormitorios sobre una superficie de 93.000 metros cuadrados, que incluye zonas verdes. Además, el gobierno local construirá otras 218 viviendas de protección oficial en un solar anexo, propiedad de Urbanismo.

Nueva promoción de viviendas en Resolana. Nueva promoción de viviendas en Resolana.

Nueva promoción de viviendas en Resolana. / juan carlos vázquez

La promotora Aedas Homes -responsable también de los proyectos de 54 viviendas en Ramón y Cajal y los 415 de Cisneo Alto- ya ha comenzado a levantar la primera torre, que tendrá 142 inmuebles y se entregará dentro de un año. El proyecto completo se compone de siete bloques de diez alturas.

Otro es la promoción anunciada en los suelos de Palmas Altas Sur tras alcanzar un acuerdo entre la constructora Metrovacesa y el Ayuntamiento de Sevilla para construir 2.800 viviendas, de las cuales un 30% se reservarán para VPO (Vivienda de Protección Oficial). La intención de la compañía es que este mismo año comiencen los trabajos de urbanización y la construcción de los primeros bloques.

Sevilla Este contará en 2020 -si todo sale según lo previsto- con un nuevo residencial de 230 pisos distribuidos en ocho plantas. Las viviendas ya se han puesto a la venta y se prevé que su construcción se inicie a finales de año. Esta promoción se levantará en la Avenida de las Ciencias y corre a cargo de ASG Homes y de la Inmobiliaria Sevilla 2000.

Balance de nuevas construcciones. Balance de nuevas construcciones.

Balance de nuevas construcciones.

Los andamios también han llegado a la Carretera de Carmona y sus vecinos verán en los próximos meses cómo se construyen en la zona más de 800 pisos. Esto supondrá un importante cambio de imagen en el barrio, impulsado, principalmente, por la construcción de edificios residenciales en tres terrenos que llevan años sin uso y cuyos proyectos originales quedaron bloqueados con el estallido de la crisis inmobiliaria.

Así, en el solar de Cisneo Alto, donde antes había naves y talleres abandonados, se van a levantar 415 viviendas. Más adelante, en el suelo donde antes estuvo Tysa Ford, ya han empezado a construir la primera de las tres torres que formarán el Residencial Atalaya, promovido por Solvia, y que supondrá 400 pisos más. Los 50 de la primera fase ya se han vendido. Por último, cerca ya de la Ronda Histórica, en la antigua Fábrica de Vidrio, se prevén 200 pisos.

Las grúas han regresado además a uno de los edificios más representativos de la crisis económica. De nuevo la promotora Aedas Homes tiene previsto construir la promoción abandonada de los números 12 y 14 de la avenida Ramón y Cajal, lo que servirá para reutilizar la estructura del inmueble que linda con la gasolinera para reconvertirlo en usos residenciales. El proyecto incluye 54 viviendas de hasta 170 metros cuadrados de una a cuatro habitaciones, piscina en la cubierta, solárium, trasteros y aparcamientos.

Las obras del edificio que iba a suponer por su diseño un hito arquitectónico en la zona de Ramón y Cajal, se paralizó cuando la estructura estaba ya terminada y dos años más tarde caducó la licencia de obra de la Gerencia de Urbanismo. Luego, en 2008, la inmobiliaria Prasa consiguió el visto bueno del Ayuntamiento a una inversión de nueve millones para levantar un edificio de oficinas de cinco plantas. El proyecto, además de un diseño vanguardista, aportaba la integración de la gasolinera que estaba en este lugar. Sin embargo, en el verano de 2010, la constructora retiró las grúas, paró los trabajos y meses después la licencia volvió a expirar.

Ya en el centro, se han retomado viejos proyectos como los programados en Resolana, Puerta Osario o La Florida. Las obras de este último punto se paralizaron nada más iniciarse la crisis. El proyecto lo ha retomado ahora Sareb, que ya ha pedido licencia para edificar 100 viviendas y 200 plazas de aparcamiento. La otra manzana es la de la Barqueta, un edificio pendiente históricamente de rehabilitación entre la calle Calatrava y Resolana, y en el que ya, por fin, han empezado los trabajos.

El entorno de Santa Justa, Kansas City, Marqués de Nervión, La Buhaira, Enramadilla, Pagés del Corro, Los Pajaritos o Torneo son otros de los puntos donde se han proyectado nuevos inmuebles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios