Hallan pruebas de un gran foso en la muralla macarena

  • La excavación fue construida treinta años antes de la conquista de Sevilla

Las catas arqueológicas realizadas en el entorno de las antiguas murallas almohades de la calle Macarena, donde la Gerencia de Urbanismo promueve la restauración y el acondicionamiento del sector de la Puerta de Córdoba, han descubierto "pruebas evidentes" de la existencia de un "gran foso" de más de 2,5 metros de profundidad que habría rodeado la práctica totalidad de la medina musulmana y que habría sido excavado precisamente en el ocaso del periodo almohade ante el avance de las tropas de Fernando III. El arqueólogo director de las excavaciones que ya concluyen en el entorno de las antiguas murallas almohades, Florentino Pozo, informó ayer de que existen pruebas "evidentes" de que todo el sector norte y oriental de la antigua medina musulmana -la Isbiliya islámica- estaba rodeada de un "gran foso" de más de 2,5 metros de profundidad y "mucha anchura".

Las excavaciones, que están incluidas en el proyecto adjudicado a Construcciones Sanor por 1.358.406,16 euros para recuperar la liza de la antigua fortificación almohade, han constatado que este "gran foso" habría sido practicado poco después de la batalla de Las Navas de Tolosa (1212) ante el avance de las tropas cristianas, que ocuparon Isbiliya en 1248 bajo el reinado de Fernando III. Esta defensa orográfica habría circundado "prácticamente" toda la antigua medina a excepción de lo que hoy constituye el Arenal dada su proximidad al río y el entorno de la actual calle San Fernando. Tras la batalla, la muralla fue elevada en dos metros y se ampliaron las torres con terrazas defensivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios