La Hispalense ve "complejo" colocar inhibidores en las aulas de Derecho

  • La Facultad los ha solicitado para evitar que se copie con sistemas electrónicos

Comentarios 1

El Vicerrectorado de Infraestructura de la Universidad de Sevilla ve "extremadamente compleja" la colocación de inhibidores de frecuencia en el campus de Ramón y Cajal para evitar que los alumnos copien con diversos métodos electrónicos, tal como ha solicitado la Facultad de Derecho, según indicó el pasado jueves a este periódico su vicedecana de Ordenación Académica, Isabel González Cano.

Fuentes de la Universidad de Sevilla aseguraron que el Vicerrectorado de Infraestructuras ya ha iniciado los estudios técnicos para la posible colocación de estos artefactos que impiden o dificultan las transmisiones de los móviles u otro tipo de señal radioeléctrica en un determinado perímetro.

La mayor dificultad que encuentra el Vicerrectorado de Infraestructuras es cómo usar estos dispositivos en un espacio reducido, el aula donde se esté desarrollando el examen, por ejemplo, sin anular las comunicaciones del campus e, incluso, de la zona de Viapol, en la que se ubican numerosas empresas, vecinos e, inclusos, juzgados. "Además, existen otro tipo de frecuencias que podrían burlar la acción de los inhibidores", aclararon dichas fuentes. Quizás la solución, como apuntan algunos, esté en realizar un tipo de examen que no esté basado en la memoria pura y simple y sí en la demostración por parte del alumno de que es capaz de reflexionar sobre los contenidos aprendidos.

El Vicerrectorado de Infraestructura todavía no ha realizado una estimación del coste económico de esta medida, ya que "primero tenemos que saber si es viable técnicamente". Además, la misma fuente añadió que ninguna otra facultad o escuela de la Hispalense ha solicitado la instalación de los inhibidores de frecuencia.

La alarma sobre un supuesto elevado número de estudiantes que están copiando en los exámenes con métodos electrónicos surgió el curso pasado gracias a una carta que un grupo de alumnos de tercer curso de la Facultad de Derecho mandó al Decanato y a un grupo de profesores. En este documento, que se puede consultar en la web de Diario de Sevilla, los estudiantes se quejaban de que "venimos compitiendo con auténticos ordenadores que calcan los contenidos de los puntos o de los libros en los exámenes, quedando el resto en situación de desventaja".

En la carta de los estudiantes se llega a "suplicar" que se tomen "las medidas oportunas para intentar evitar estas prácticas" que, defienden, daña claramente "desde al alumno medio hasta al más exigente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios