Homenaje a unos colonos valientes

  • Administrativo y escritorHa escrito la novela 'Puerto de Felicidad', un relato basado en la realidad del viaje del primer Fílter a Cañada Rosal, y las penurias que pasaron y el coraje con que las afrontaron los colonos centroeuropeos

"Vinieron con lo puesto, se encontraron con que aquí tenían aún menos que de donde venían y sobrevivieron a base de tesón y de echarle narices", afirma Alberto José Fílter de los inmigrantes centroeuropeos que colonizaron La Luisiana, Cañada Rosal (su localidad natal) y Campillo allá por el siglo XVIII. Sobre ellos, su viaje, sus penalidades, este administrativo de 43 años que estudió Farmacia en la Universidad de Sevilla ha escrito su primera novela, Puerto de Felicidad, editada por la Asociación de Amigos de Cañada Rosal. El título es un trasunto de la tierra prometida con la que soñaban aquellos 300 ó 400 colonos que, tras un durísimo viaje, llegaron en 1769 para encontrarse que de la tierra, las casas, el grano y los animales que les habían prometido "sólo tenían la tierra, y no preparada. Ni casas ni nada. En ese verano, murieron al menos la mitad". Alberto acompaña en su novela el viaje de un personaje real, el primer Fílter que llegó a Cañada Rosal, Jorge Adan. Desde que salieron del Palatinado alemán, eludiendo las patrullas que intentaban impedir que emigraran, al nacimiento del primer Fílter en Cañada Rosal. No sólo han dejado los colonos su apellido, según Alberto, sino también una impronta "tanto física, con el pelo rubio y los ojos azules, como en el carácter. Por ejemplo, la cooperativa con 150 socios, que acaba de cumplir 25 años funcionando...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios