IU frena la ampliación del tranvía e insta a hacerlo por la Buhaira

  • Torrijos impone esta alternativa al ser "menos costosa" que el actual proyecto por San Francisco Javier, aunque la condiciona a su impacto en la movilidad ciudadana

Comentarios 20

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla echó ayer el freno de mano al proyecto de ampliación del tranvía a Santa Justa tal y como lo tiene redactado el grupo socialista a instancias del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín. Antonio Rodrigo Torrijos ha preferido no utilizar ninguno de los órganos de gobierno que tiene a su alcance para frenar el proyecto técnico y esperar a que se haya abierto el plazo de presentación de alegaciones una vez ha pasado por junta de gobierno y ha sido publicado en el Boletín Oficial de la Provincia.

El portavoz de la federación de izquierdas desgranó ayer en rueda de prensa las reformar presentadas al proyecto de ampliación ideado por el socio mayoritario, el PSOE, y advirtió que ejecutarlo tal y como está redactado sería "perjudicial, inviable, no conveniente y poco eficiente", ya que, a su juicio, "no garantizaría el carácter intermodal" y "comprometería seriamente la capacidad inversora del Consistorio".

Torrijos hizo ayer una propuesta-reflexión -la de recuperar la idea de llevar el trazado por la Avenida de la Buhaira en lugar de por San Francisco Javier y Luis de Morales, como han consensuado ya Junta y Ayuntamiento- que pone la ampliación del Metrocentro a cero. Y para ello da una retahíla de argumentos a favor y uno en contra.

Ampliar el tranvía a Santa Justa por la Buhaira sería más económico que por Luis de Morales -por lo pronto, un 20% más barato al anularse la construcción del túnel soterrado para el tráfico entre Diego Martínez Barrios y San Francisco Javier cifrado en 15 millones-, tendría un menor impacto sobre el tráfico rodado al tratarse de una zona menos congestionada y apostar por un solo vial en gran parte del trazado.

Además, no se solaparía con el resto de líneas del Metro, evitaría la redundancia de autobús y tranvías por San Francisco Javier, no interferiría los accesos a los parking rotatorios de los centros comerciales de Nervión y tendría un escaso impacto en el aparcamiento en superficie -"no quitaría apenas plazas", dijo Torrijos-. El líder de IU expuso una más: La eliminación del tráfico rodado por el parque de la Buhaira, que recuperaría una sola unidad sólo atravesada por el tranvía y el carril bici.

El itinerario propuesto tendría su primera parada junto al apeadero de Renfe de San Bernardo, en un giro a la izquierda, y requeriría que el conductor cambiase de cabina para continuar por la Avenida de la Buhaira en línea recta. El tramo del parque, exento ya de tráfico, tendría una sola vía, al igual que sucede en los 400 metros paralelos a la Catedral en la Avenida de la Constitución, y seguiría en doble vía desde el cruce con Eduardo Dato hasta Luis Montoto. Allí giraría a la izquierda hasta su encuentro con El Corte Inglés, donde volvería a girar a la derecha por Kansas City hasta la estación de Santa Justa, donde tendría la parada final.

Todo el tramo por Luis Montoto y Kansas City sería con vía simple y de un único sentido, lo mismo que el regreso por la calle Pablo Picasso hasta el entronque con la avenida de la Buhaira.

Para Torrijos, el único problema que plantea esta opción es la reducción del número potencial de usuarios al bordear -y no atravesar- el segundo polo comercial de la ciudad.

Aún así, insistió en la necesidad de que se sopese la nueva propuesta ante la cantidad de modificaciones y cambios que se tendrían que hacer en el trazado por San Francisco Javier que defiende el PSOE. De persistir finalmente este itinerario, las alegaciones de IU exigen un plan pormenorizado de cómo quedaría el tráfico en la zona, qué parkings se construirían y como se solucionaría la eliminación de 1.600 plazas en superficie.

Además del celo por la afección en la masa arbórea, Torrijos reclama un plan financiero que identifique "fondos y fuentes", e incluso plantea la intervención estatal al conectar terminales ferroviarias de índole metropolitano y nacional. La reducción de los carriles de tráfico privado es otra reivindicación -hay tres por sentido en San Francisco Javier que acaban en uno en Luis de Morales, lo que devendría en un cuello de botella-, así como la de garantizar trazado y anchura de carriles bici y de aceras.

El propio Torrijos sostuvo que esta parada en seco no tiene por qué implicar demora en los plazos de construcción y entrada en servicio de la ampliación del tranvía -prevista para final de 2009 hasta San Bernardo y para 2011 a Santa Justa-. Tampoco, a su juicio, hace mella en el gobierno único de progreso que tanto PSOE como IU gustan de destacar en todo acto público e institucional: "Sigue siendo gobierno único, precisamente porque el alcalde nos ha pedido a todos que hagamos todas las apreciaciones que queramos para mejorar la iniciativa", si bien adujo que "lo normal es que los proyectos se presenten cuando estén consensuados, y éste es una excepción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios