Isla Mágica se aferra a la supervivencia

  • Cajasol alcanza un acuerdo con la Junta para buscar un nuevo propietario

Comentarios 0

El parque temático Isla Mágica comenzará en apenas una semana -cuando inicie sus días el año 2008- un capítulo más de su ajetreada existencia, siempre al filo del precipicio que supone la clausura. A lo largo del próximo ejercicio, la empresa que ahora lidera Cajasol -como máximo accionista- tendrá un nuevo dueño, que tratará de poner en pie un proyecto lúdico que no ha cuajado -al menos desde el punto de vista financiero- en sus 10 años de vida.

La solución a los problemas económicos vendrá, otra vez, de la mano del urbanismo. La caja de ahorros ha alcanzado un acuerdo con la Junta de Andalucía -propietaria del suelo donde se ubica el parque temático- para resolver el contrato actual entre la Administración y la empresa y convocar a comienzos del próximo año un concurso público para buscar otro propietario. El premio: este nuevo propietario tendrá una concesión mayor -hasta 2050 en lugar de 2030, como recoge el contrato actual- y, más importante, podrá desarrollar urbanísticamente unos 55.000 metros cuadrados que ahora mantiene con usos no lucrativos.

El presidente de Isla Mágica, José Luis Galán, informó ayer al comité de empresa del parque de los detalles de esta negociación con la Administración, que ha impuesto tres condiciones para la resolución del contrato y la convocatoria de un concurso que busque un nuevo dueño. La primera es la obligación por parte de los actuales accionistas de abonar la deuda que mantiene el parque en la actualidad, que asciende a algo más de 15 millones de euros: 11 millones a la Junta de Andalucía por el impago del canon del suelo -que no ha pagado nunca desde que comenzó su actividad en 1997- y los 4,2 millones que debe devolver por las ayudas que recibió y que el Tribunal Supremo ha considerado ilegales.

La segunda condición del concurso es la necesidad de que el concurso público finalice con algún adjudicatario. Si quedara desierto por falta de candidatos o, simplemente, porque se considerara que el proyecto no es adecuado, la resolución del contrato pactado quedaría sin efecto y se volvería a la situación actual. La tercera condición es el mantenimiento íntegro de la plantilla actual de trabajadores, según explicó ayer el presidente del comité de empresa, Joaquín Jiménez.

Falta que el acuerdo sea aprobado por la junta de accionistas de Isla Mágica, que se reunirá a comienzos de enero. A partir de ahí, la Junta de Andalucía tendrá dos meses para convocar el nuevo concurso y otros dos meses para recibir las ofertas. Si los plazos se cumplen, el nombre del nuevo dueño del parque se conocerá entre junio o julio. La empresa ganadora -Martín Casillas ya ha anunciado su intención de presentar su proyecto- adquirirá el 100 por cien de las acciones a cambio de una indemnización equivalente al valor de los activos no amortizados del parque, básicamente las atracciones más recientes. El total: unos 30 millones de euros para entrar en la aventura de reflotar el parque y eliminar la sombra de la espada que amenaza las cabezas de los piratas.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios