OBITUARIO

Juan Manuel Herrerías, eminencia en el estudio del aparato digestivo

Juan Manuel Herrerías, en su época de jefe de Digestivo del Macarena Juan Manuel Herrerías, en su época de jefe de Digestivo del Macarena

Juan Manuel Herrerías, en su época de jefe de Digestivo del Macarena / M.G.

Comentarios 1

Nació en Almería, estudió la carrera en Granada, se estrenó como médico en Cádiz y se consagró a su profesión en Sevilla. Si hay un currículum que tumba el tópico de las dos Andalucías es el del doctor Juan Manuel Herrerías Gutiérrez (1944-2017). Eminencia nacional e internacional en el aparato digestivo, falleció el último día de 2017. El cardenal Carlos Amigo Vallejo ofició ayer un funeral por su eterno descanso en la iglesia de los Paúles.

Hasta 2014, año de su jubilación, fue jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, jefatura a la que accedió con apenas 31 años. Es imborrable la huella que deja en sus muchos amigos, sus innumerables pacientes, con los que mantuvo siempre una estrecha relación, y con sus colaboradores. "Hoy su pérdida deja huérfana a nuestra especialidad", escribían al unísono los miembros del Servicio al que dedicó más de cuatro décadas.

"Hablar de él es decir Digestivo con letras mayúsculas en la historia de nuestra especialidad", se lee en el escrito de sus antiguos colaboradores. En 1972 obtiene en Cádiz la titulación de especialista en Medicina Interna y Aparato Digestivo. Dos años después llega a Sevilla, al recién inaugurado Hospital Universitario Virgen Macarena.

Llevó el timón de la especialidad de Digestivo con los doctores Francisco Pellicer Bautista y Manuel Jiménez Sáenz. Aprendió laparoscopia en Madrid y endoscopia en Barcelona con los doctores Hernández Guío y Armengol, respectivamente. Completó su formación con estancias en París, Hospital Saint Antonine, y Londres, Hammersmith Hospital. Su tesis doctoral trata sobre la laparoscopia en la cirrosis hepática.

Junto a la práctica médica y la investigación, desarrolló una notable labor docente. Desde 1979 fue profesor titular por oposición de Medicina de la Universidad de Sevilla. Fomentó la Gastroenterología, la Hepatología y el estudio de la enfermedad inflamatoria intestinal, organizando reuniones nacionales e internacionales con retransmisiones en directo de esas prácticas, algo inédito en su momento.

Desde 1996 era miembro de la Real Academia Nacional de Medicina y diez años después pasó a presidir la Comisión Nacional de la Especialidad de Aparato Digestivo dependiente del Ministerio de Sanidad. Presidió la Sociedad Española de Patología Digestiva, especialidad que divulgó dentro y fuera de nuestro país.

Sin abandonar nunca su cometido en el hospital Macarena, se prodigó con su presencia en foros internacionales. Era miembro de honor de la Asociación Mexicana de Gastroenterología, país con el que facilitó el intercambio de alumnos, y de la Sociedad Portuguesa de Digestivo. Con Miguel Mascarenhas, médico portugués de su especialidad, editó numerosos trabajos y libros, destacando el Atlas de la cápsula endoscópica. Fundó la Sociedad Latinoamericana de Intestino Delgado y de Cápsula Endoscópica, foro científico que lo homenajeó en reunión celebrada en Cartagena de Indias. "Auténtico visionario adelantado a su tiempo", en palabras de sus colaboradores, el uso de la cápsula endoscópica permitió visualizar el interior del tubo digestivo.

Esposo de María Dolores Esteban, con la que tuvo dos hijos, Juan Manuel y Gema. Ellos y sus nietos estarán orgullosos de que el Servicio en el que trabajó haya dicho de su padre y su abuelo que "hay hombres que luchan un día y son buenos; hay otros que luchan un año y son mejores; hay otros que luchan muchos años y son muy buenos. Pero están los que luchan toda la vida y esos son imprescindibles". Un especialista en el aparato digestivo que trabajó siempre con el corazón.

El doctor Herrerías fue colegiado de honor de los Colegios de Médicos de Sevilla y de Badajoz. Del primero fue asesor científico. Con el segundo y con Extremadura en general mantuvo una estrecha relación, organizando en esa comunidad las reuniones de la Asociación de Crohn y Colitis Ulcerosa. Fue precursor en la relación con las asociaciones de pacientes y desde 1998 alentaba unas jornadas anuales con la Asociación de Crohn y Colitis Ulcerosa de Sevilla.

Entre sus reconocimientos, contaba con la medalla de la Universidad mexicana de Anahuac, país en el que participó como presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) con el especialista mexicano Arnaldo Barrera Maldonado en la Semana Nacional de Gastroenterología celebrada en Mazatlán, Estado de Sinaloa. La Sociedad Española de Endoscopia lo reconoció como Maestro de esa disciplina científica y médica en 2014.

Curtido en curar a tantos pacientes, hizo gala de coraje y valentía a la hora de afrontar su encuentro personal con la enfermedad, lucha en la que nunca estuvo solo. "Dicen que los hombres que valen la pena cruzan el mar de la vida nadando", se lee en la nota del Servicio de Aparato Digestivo. "Los demás se contentan con bañarse en la orilla. El doctor Juan Manuel Herrerías se llevó toda su vida nadando, incluso en sus últimos años en los que ya estaba enfermo".

"Descanse en paz, nuestro jefe, profesor Juan Manuel Herrerías Gutiérrez". El final de la nota de sus subordinados y amigos eleva la jefatura a una condición moral de ejemplo y carisma. "Era absolutamente incansable y de eso damos fe todos los que hemos trabajado con él, pero precisamente por esto llegó a las cotas más altas de la especialidad".

Una vida plena desde Almería, donde nació el 14 de junio de 1944, hasta Sevilla con etapas en Granada y en Cádiz, donde todavía lo recordarán quienes lo conocieron como joven médico en el Hospital de Mora, su primer destino profesional. Un facultativo andaluz que hizo las Américas en varias ocasiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios