Jueces y abogados discrepan sobre el plan para la ciudad judicial

  • Federico Jiménez está "satisfecho" mientras que Gallardo no recuerda una imposición igual "ni en los tiempos de Franco"

La nueva ubicación de la Ciudad de la Justicia en los terrenos del Puerto sigue suscitando reacciones dispares en los distintos operadores jurídicos, hasta el punto de que los jueces están "satisfechos" con el proyecto presentado por la Consejería de Justicia mientras que los abogados sevillanos aseguran que no recuerdan una imposición semejante "ni tan siquiera en tiempos de Franco".

El decano de los jueces, Federico Jiménez Ballester, mostró su "satisfacción" por el hecho de que la Junta haya concretado el diseño del campus tecnológico y aborde los problemas de comunicación que "eran la única pega que podía ponerse al nuevo lugar elegido", en alusión a que el proyecto habla ya de transporte público y de la llegada de una línea de Metro. Federico Jiménez valoró la apuesta de la Junta por un conjunto de edificios, lo que "permitiría la construcción sucesiva de los edificios", y destacó igualmente el espacio de reserva de más de 20.000 metros cuadrados que prevé el diseño del campus.

El decano explicó que, con estos planteamientos, es posible que si no está totalmente construido la Ciudad de la Justicia en 2010, como se ha comprometido la Junta, al menos haya uno o varios edificios en funcionamiento.

Con este proyecto, avanzó Jiménez Ballester, los jueces "ven la luz al final del túnel" y se está más cerca de que Sevilla deje de ser el "garbanzo negro" de la Justicia en la comunidad autónoma.

José Joaquín Gallardo, decano de los abogados, reiteró ayer la postura del colegio, que reclama la vuelta al proyecto original en el terreno del cordel de los gordales. Gallardo dijo que el proyecto presentado por la Consejería es sólo "aire y fantasía", una "pseudotarta con la que la Junta pretende encandilar a los colectivos profesionales", puesto que, en su opinión, se trata de una "estridencia electoralista". El proyecto presentado, según los letrados, supondría "construir la Ciudad de la Justicia más cara del mundo, por las costosísimas infraestructuras que requiere y tardaría en desarrollarse casi una década".

Por su parte, el presidente del colegio nacional de secretarios judiciales, Antonio Dorado, apreció "muchas carencias" en el proyecto, porque "dice que irá el Metro pero no se habla de plazos" y mostró sus dudas respecto a que este transporte llegue al campus en 2010. "Se trata de un edificio virtual, el papel aguanta lo que le echen", dijo Dorado, quien criticó que se haya proyectado una torre de 15 plantas para un edificio judicial porque estas construcciones "se han desechado porque es muy complicado trabajar con el público con tantas plantas".

La consejera de Justicia, María José López, consideró ayer que los edificios judiciales de Sevilla "no pueden aguantar mucho más tiempo" en las condiciones actuales. López aseguró a Europa Press que su departamento "se va a volcar" en el proyecto del campus para que la Administración de Justicia sea "ágil y eficiente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios