La Junta busca uso para la Casa de los Leones, cuya restauración acaba este mes

  • La Administración ha descartado ubicar en el edificio de origen mudéjar y factura del XVIII la Delegación Provincial de Turismo. Problemas económicos ya solucionados han retrasado la conclusión de las obras.

Comentarios 7

La Junta de Andalucía busca un nuevo uso para la Casa de los Leones una vez finalice el proceso de restauración al que está siendo sometida desde diciembre de 2008, algo que sucederá inminentemente, según ha podido saber este periódico.

Aunque en un principio se pensó en esta casa-palacio ubicada de la calle Zaragoza para acoger la Delegación Provincial de Turismo, la Consejería de Hacienda y Administraciones públicas (responsable de los bienes inmuebles del Gobierno andaluz) ha descartado, finalmente, dicho uso, aseguraron fuentes solventes consultadas por este periódico que contradicen la postura oficial, según la cual Turismo sigue siendo una de las opciones. Asimismo, la actual responsable provincial de de Fomento, Vivienda, Turismo y Comercio, Granada Santos, lo dejó claro: "No tengo previsto mudarme a ninguna parte. Estamos muy bien donde estamos", dijo en referencia a la actual ubicación de su delegación, en la Plaza de San Andrés.

Hasta el momento, los responsables de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas han puesto sobre el tapete varias opciones, como el Instituto Andaluz de la Juventud (en la calle Bilbao) o el Instituto Andaluz de Administración Pública (en la avenida Ramón y Cajal). Precisamente, esta última opción es la que se baraja con más fuerza y la única pega, hasta el momento, es la limitada capacidad de la nueva Casa de los Leones, que apenas tiene sitio para unos 90 puestos de trabajo.

Las obras de restauración de esta casa palacio del siglo XVIII (aunque construida sobre una vivienda de origen mudéjar) finalizarán, según las fuentes de la Junta de Andalucía, el próximo 13 de diciembre tras cuatro años de trabajos que no han estado exentos de contratiempos debido, sobre todo, a algunos problemas de pagos a los proveedores. Finalmente, estos obstáculos han podido ser despejados y ya sólo faltan cuestiones menores, como, entre otras, conseguir licencia de ocupación del inmueble.

Como se recordará, la Junta de Andalucía otorgó a la Unión Temporal de Empresas GEA 21 e Inabensa las obras de reforma por un importe de algo más de 4,2 millones de euros. El inmueble contará con una superficie construida sobre rasante de 2.532,34 metros cuadrados y un pequeño sótano de 478,34 metros cuadrados, que permitirá sacar a la luz en su integridad la cerca árabe, según el proyecto del arquitecto Francisco Torres Martínez. En un principio, el plazo de ejecución de las obras de restauración era de unos 33 meses, aunque finalmente (y principalmente debido a los motivos económicos antes señalados) han durado unos cuatro años.

Según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el inmueble goza de un nivel de protección B, Protección Global, por lo que sólo puede someterse a obras para garantizar la buena conservación del patrimonio edificado y deben mantenerse todos los elementos arquitectónicos que configuren su carácter singular y las condiciones particulares establecidas en la ficha de catalogación correspondiente.

Por eso se han podido eliminar las intervenciones un tanto discutibles que se realizaron en el edificio durante los años 60 del siglo pasado, cuando se utilizó para acoger durante años una escuela de Artes y Oficios. Durante estas obras se destruyó para la construcción de un aulario un antiguo jardín con logia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios