La Junta proyectó en 2002 que la línea 3 del Metro fuera bajo tierra por la ronda

  • El alcalde de Sevilla ha rechazado las dos opciones subterráneas que plantea el proyecto y ha pedido a Obras Públicas un trazado superficial por esta avenida estratégica

Comentarios 74

El alcalde de Sevilla, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, se ha decantado claramente en los últimos meses por una línea 3 del Metro que atraviese en superficie la ronda histórica, desde el Prado hasta la avenida Doctor Fedriani (en la Macarena), pero los planes de la Junta de Andalucía para esta zona estratégica de la capital apostaban en su mayoría por un Metro bajo tierra, al menos hasta mayo de 2002.

Según consta en el anteproyecto de las cuatro líneas de Metro (el Proyecto Básico de la Red de Metro de Sevilla), aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta en mayo de 2002, los técnicos dibujaron una línea 3 con tres variantes de trazado. En lo tocante a la ronda histórica (desde la Plaza Juan de Austria hasta el hotel Macarena), hay dos opciones que contemplan construirla en subterráneo (alternativas 1 y 2, en el gráfico anexo) y sólo una prevé hacerlo al nivel de la calle (alternativa 3), como ahora lo hace el tranvía. Sobre la base de este proyecto básico se está redactando el proyecto de construcción que se sacará a concurso a finales de 2009 para ejecutar la línea.

Fuentes de la Consejería de Obras Públicas y Transportes consultadas por este periódico admiten que, en efecto, el Ayuntamiento de Sevilla ha propuesto a la Junta un recorrido superficial del Metro por esta gran avenida de entrada al centro histórico. Eso significa que Monteseirín se ha decantado por la variante de la línea 3 con menos costes y menos complicaciones relacionadas con la posible aparición de restos arqueológicos, inevitables por la cercanía del casco histórico.

A la pregunta de si el deseo de Monteserín se ha plasmado en el proyecto definitivo de construcción de la línea 3, las mismas fuentes de Obras Públicas precisan que "ya se verá si es factible la opción del Ayuntamiento sevillano" y que "es prematuro" hablar ahora sobre en cuál de las tres alternativas están trabajando los técnicos. No obstante, Obras Públicas reconoce que lo lógico es "tener en cuenta la opinión del Consistorio sevillano, puesto que la línea va en su término municipal".

En suma, que lo más probable es que la línea 3 cruce la ronda en superficie. Por la fecha que estamos, la Administración andaluza debe saber bien cómo será el trazado de la línea 3, ya que antes del próximo mes de junio la consejería de Obras Públicas tiene el compromiso con los vecinos de tener listo el esbozo de los proyectos de obra de las líneas 2, 3 y 4, las tres que quedan para completar la red de Metro de Sevilla. El silencio actual responde, pues, a que estamos en un periodo electoral y a lo delicado del asunto.

El Consistorio sevillano alega, en defensa del trazado en superficie, que el Metro puede convivir con el resto del tráfico y que no generaría problemas una vez que la ronda se deje con un único sentido de circulación. Los técnicos municipales de Movilidad consideran que habría espacio suficiente para que los coches compartieran espacio con los vagones del metropolitano.

Sorprende que el gobierno de la ciudad de Sevilla se decante por la línea 3 más barata con los problemas que ha generado la obra de la línea 1 precisamente por este mismo afán de ahorro, que a la postre ha tenido el efecto contrario: más costes (el sobrecoste es del 60 por ciento, hasta el momento) y más plazos (dos años de retraso).

El trazado subterráneo que plantea el proyecto básico de la línea 3 en las diferentes alternativas (en la ronda histórica, en la avenida Carlos V, en la avenida de la Borbolla, de San Lázaro al cruce entre las rondas del Tamarguillo y la norte, y de San Lázaro al cementerio) no cita en ningún momento el uso de tuneladora. En los documentos se cita el sistema constructivo de túneles con muros-pantalla, es decir, a un nivel menos profundo del subsuelo, como se han ejecutado los de la línea 1 en la calle Barrau (Nervión) y la avenida de Montequinto, así como los túneles del primer Metro que se cerró en 1986.

El problema de los muros pantalla es que obligan a cortar el tráfico en toda la zona afectada por las obras. Siendo la ronda histórica una avenida con tráfico intenso, lo más ventajoso sería utilizar la tuneladora, que sólo precisa cortar los puntos donde se construyan las estaciones. Y más ahora que la Junta ha conseguido dominar la tuneladora en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios