El plus de la Junta recibe el rechazo de la mayoría de profesores sevillanos

  • La organización de docentes estima que han sido 174 institutos los que no aceptan el nuevo programa para mejorar la enseñanza secundaria · Sólo 400 docentes podrían beneficiarse de los 7.000 euros prometidos por Educación

Comentarios 19

La gran mayoría de los docentes sevillanos rechazan el incremento de sueldo que les ha prometido la Junta de Andalucía para mejorar la calidad de la enseñanza. Tan sólo 18 de los 192 institutos que tienen Sevilla y su provincia se acogerían al nuevo plan aprobado por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y conocida como "Orden de Incentivos". A falta de datos oficiales ofrecidos por este ramo, la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) ha adelantado un balance de los resultados que supondría un fuerte varapalo para las pretensiones de la Junta, ya que el 90% de los centros de enseñanza secundaria rechazarían la nueva medida que persigue obtener mejores calificaciones entre el alumnado incentivando al profesorado con un aumento de sueldo que en cuatro años podría alcanzar 7.000 euros.

Desde que el pasado 29 de febrero la nueva orden fuera publicada en el BOJA, los centros de enseñanza andaluces interesados en acogerse a dicho plan han presentado la solicitud correspondiente. En Sevilla capital han sido cinco institutos los que se muestran dispuestos a seguir el plan establecido por la administración autonómica: Siglo XXI, Polígono Sur, Sevilla-Este, Joaquín Turina y Luis Cernuda. Llama la atención que los dos primeros se encuentran ubicados en barriadas con necesidades de actuación social como son Torreblanca y Polígono Sur. El último es un instituto que no pasa por sus mejores momentos, tras ser en la década de los 80 todo un referente en la enseñanza pública. No en vano, el próximo año se espera que se fusione con otro centro, ante la escasez de alumnos que acoge.

En la provincia, según la APIA, los institutos que han presentado la solicitud para aplicar las nuevas medidas se caracterizan por ser centros de reducidas dimensiones con plantillas que no superan los 30 profesores (salvo contadas excepciones) y que atienden a una población pequeña. En estos casos, según Eduardo Fernández, portavoz de APIA-Sevilla, hay que tener en cuenta la presión social que existe en estas localidades, "donde la aceptación puede venir más por cuestiones políticas que por la convicción del propio profesor".

Entre los 177 centros (de ellos hay tres que no son institutos sino escuelas especializadas) que han rechazado acogerse al plan destaca el elevado número de los que lo han hecho por una abrumadora mayoría. Concretamente, en la capital, los del centro y Triana son los que se han opuesto casi de forma unánime, tal como ha ocurrido en el San Isidoro, el Isblya o el Velázquez. En la provincia se ha producido una situación similar en institutos como La Campiña (Arahal), Virgen de Consolación y Ruiz Gijón (ambos en Utrera), Rodrigo Caro (Coria del Río), Fray Bartolomé de las Casas (Morón de la Frontera), o el Lucus Solis (Sanlúcar la Mayor).

Aunque hoy el consejero en funciones de Educación, Sebastián Cano, detallará con mayor precisión el resultado de aceptación que ha tenido este plan entre los maestros, de los datos facilitados por los propios centros se desprende que sólo algo más del 4% del profesorado de instituto en Sevilla se beneficiaría de los incentivos prometidos. Es decir, cerca de 400 docentes de un total que supera los 10.000 (según estimaciones de la APIA). Por lo que nueve de cada diez maestros no han solicitado el plus. El resto tendrá que someterse a la decisión de la comisión de Educación que dictaminará a quién se lo entrega.

Aunque entre los docentes existió bastante rechazo desde el momento en que se aprobó esta medida, la asociación de padres citada alude al intento por parte de los equipos directivos de algunos centros por encausar la postura hacia la aceptación de la orden de incentivos.

Por otro lado, ayer también trascendió el nombre de muchos colegios donde se imparte enseñanza secundaria, en los que sus profesores tampoco aceptarían la nueva medida. Las previsiones apuntan a que más de 80 rechazarán también el nuevo plan de calidad en la enseñanza.

El nuevo programa ha sido aprobado con el consentimiento de los sindicatos AMPE, UGT, CCOO Y CSIF. Por ahora, no se percibe el respaldo de los profesores a los que representan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios