La Junta suspende al profesor acusado de insultar a sus alumnos

  • La Consejería de Educación abre un expediente disciplinario por falta grave al docente en un instituto de Rochelambert

La Consejería de Educación suspendió ayer de empleo y sueldo a un profesor del instituto Diamantino García Acosta, sito en el barrio de Rochelambert, hasta que se resuelva el expediente disciplinario abierto por una supuesta comisión de falta grave.

El docente, un interino que imparte clases de Física y Química, afronta una acusación por "trato desconsiderado al alumno, incumplimiento de sus obligaciones como docente y, en general, conductas que han podido ocasionar daños al Servicio Público Educativo, a la Administración y a los administrados o alumnos", explica la Delegación Provincial de Educación.

Todo comenzó a raíz de la denuncia que presentó la madre de un alumno matriculado en el centro de Educación Secundaria contra el profesor por supuestas agresiones verbales al estudiante. Además de insultar en clase, la denuncia apunta a expresiones de carácter machista y racista pronunciadas en presencia de los alumnos; una acusación que ahora será objeto de una investigación para esclarecer los hechos. No obstante, ante esta denuncia, el servicio de inspección de Educación elaboró un informe que la Delegación provincial remitió a la Consejería y que motivó la solicitud para la incoación de un expediente disciplinario ante los hechos constatados en primera instancia. La Dirección General de Recursos Humanos de la Consejería de Educación -competente para cesar a miembros de la plantilla- optó ayer por incoar el expediente y suspender de empleo al docente, mientras se resuelve la situación. Según se establece en el reglamento de Régimen Disciplinario de los funcionarios (artículo 7.1 del Real Decreto 33/1986), el docente expedientado afronta la posibilidad de ser retirado de la bolsa de trabajo de la Junta como interino.

Un grupo de la Ampa del Diamantino García Acosta manifestó ayer a Europa Press su apoyo a la expulsión del profesor. El docente expedientado, por su parte, negó todas las acusaciones de maltrato verbal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios