Juzgan el miércoles al responsable de un accidente que causó dos muertes

  • El conductor que provocó el siniestro de Tablada se enfrenta a 5 años de cárcel

Comentarios 3

Un Juzgado de lo Penal de Sevilla juzgará este miércoles a Javier Suárez Rodríguez, el joven de 24 años de edad que se encuentra en prisión provisional por causar presuntamente el día 30 de octubre de 2011 un accidente en la avenida Juan Pablo II de la ciudad hispalense en el que falleció una pareja de jóvenes, hechos por los que la Fiscalía le pide cinco años de cárcel.

En este sentido, fuentes del caso informaron a Europa Press de que el Juzgado de lo Penal número 8 de Sevilla ha fijado para el próximo miércoles, a partir de las diez de la mañana, el juicio contra el acusado, quien recientemente pidió su puesta en libertad alegando la "inexistencia" de riesgo de fuga y que carece de antecedentes penales, cuenta con una familia estructurada y un trabajo estable.

No obstante, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial rechazó su puesta en libertad al entender que, en este caso, existe riesgo de fuga por la "elevada" pena que se podría imponer al acusado. "El riesgo de que intente sustraerse a la acción de la Justicia cabe inferirlo razonablemente de las elevadas penas imponibles, que podrían representar un importante estímulo para que pretendiese eludirlas si se accediera a su libertad", argumentan los jueces.

La Fiscalía, al igual que la acusación particular, pide para el acusado cinco años de cárcel, el pago de una multa de 4.320 euros y la prohibición de conducir vehículos a motor y ciclomotores durante diez años por un delito de conducción temeraria y dos de homicidio imprudente. Además, pide que indemnice con 99.775,96 euros a los padres del joven fallecido y con 18.141,08 a cada uno de sus hermanos menores de 5 y 10 años de edad.

Asimismo, solicita que indemnice con la misma cantidad a los padres de la joven víctima del accidente y a su hermana de 12 años de edad. Además, pide que indemnice con 2.970 euros al dueño del Peugeot en el que circulaban las víctimas.

En su escrito de acusación, el fiscal relata que el día 29 de octubre de 2011 el acusado, sin antecedentes penales, se trasladó desde su domicilio en Coria del Río hasta Sevilla con unos amigos para pasar el día, habiendo tomado alcohol "en cantidad no determinada". En hora no concretada, volvió a su domicilio para cenar y regresó a Sevilla conduciendo un coche propiedad de su tía, tras lo que "continuó de fiesta, ingiriendo alcohol en tal cantidad que le inhabilitaban para conducir por pérdida de reflejos, atención y demás condiciones psicofísicas necesarias para mantener las habilidades imprescindibles para un manejo seguro" de un coche.

Sobre las 5:30 del 30 de octubre, el acusado enfiló la avenida Juan Pablo II, junto a la explanada de la Feria, para volver a su domicilio, todo ello mientras conducía "de forma despreocupada y sin la más mínima diligencia" a una velocidad de 98,25 kilómetros por hora en un tramo urbano limitado a 50.

30

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios