Libre bajo fianza el acusado de abusar de menores a cambio de chucherías

  • Todos los menores excepto uno se han retractado y han atribuido su primera acusación a presiones de la Policía. El acusado ha sido procesado por delitos de abuso y agresión sexual contra tres chicas y un chico.

La Audiencia de Sevilla ha dejado libre, bajo fianza de 12.000 euros, a un hombre de 58 años que está acusado de abusar de cuatro menores a cambio de dinero y chucherías.

El acusado F.T.L. ha sido procesado por delitos de abuso y agresión sexual contra tres chicas y un chico, a los que presuntamente invitaba a su casa de la barriada de Santa Aurelia y les daba a cambio dinero, chucherías y tabaco, hechos por los que el imputado permanece en prisión provisional desde el pasado 8 de marzo.

Su abogado, Fernando Retamar, ha informado de que la Audiencia ha decretado la libertad debido al tiempo transcurrido desde que ingresó en prisión, el 8 de marzo de 2011, y las contradicciones en que han incurrido los menores que le acusan. Todos los menores se han retractado de su primera imputación excepto una chica de 15 años, que sufre una minusvalía mental, quien confirmó a la juez de instrucción 12 haber sido objeto de tocamientos por parte del acusado, aunque no mantuvo con él relaciones sexuales. La joven relató a la juez que acudía a casa del acusado porque les invitaba a fumar cigarrillos de hachís. Según la víctima, el imputado le decía que eran novios y que "es normal hacer eso", por lo que la sometía a tocamientos pero nunca mantuvieron relaciones sexuales.

Los demás menores, en cambio, negaron ante la juez haber sufrido abusos sexuales ni que el acusado les diera 20 euros a cambio, y atribuyeron su primera acusación a presiones de la Policía.

La primera, una chica de 18 años, se desdijo el 21 de marzo de 2011 de sus propias declaraciones ante la Policía y aseguró que el acusado "nunca le hizo nada" ni se le insinuó, que era una persona amable y nunca le coaccionó. Posteriormente, una niña de 11 años declaró a la juez que sólo en una ocasión el acusado le tocó las nalgas y el pecho, pero desmintió las relaciones sexuales y las felaciones que había relatado anteriormente. Un chico, por su parte, manifestó que el acusado "nunca le tocó", aunque en una ocasión le vio entrar en su dormitorio con la chica que sufre una minusvalía mental.

En su declaración, el acusado negó los abusos con los cuatro menores y atribuyó la denuncia a que el padre de la disminuida, que es policía de profesión, fue condenado el 17 de febrero por agredirle en un bar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios