Lipasam ahorrará 1,3 millones con la última reestructuración

  • La plantilla de la empresa verá reducida su masa salarial un 10% al suprimirse el incentivo voluntario.

Comentarios 7

La comisión ejecutiva de la empresa municipal de limpieza de Sevilla (Lipasam), celebrada la semana pasada, ha decidido suprimir el Incentivo Voluntario Variable (IVV) previsto para 2011, incentivo que cobraban el personal de dirección y los mandos de la empresa. Esto se traduce en un gran esfuerzo por una parte de la plantilla, que verá reducido su masa salarial en un 10%; esta medida, junto con la última reestructuración de la empresa, supondrá un ahorro de 1,3 millones de euros.  

En una nota, el Consistorio ha especificado que para 2011 no se fijaron criterios específicos en cuanto a la cantidad a percibir por cada empleado beneficiario de este incentivo ni se cuantificaron los objetivos a cumplir para el cobro del mismo. Por este motivo, el abono del IVV se consideraría una acción discrecional. Igualmente, en el año 2010 se comunicó a los perceptores que el IVV se trataba de un incentivo cuya valoración final estaba sujeta a los resultados económicos y financieros de la empresa; la actual dirección de la empresa considera que en la situación económica actual no se considera racional el abono de dicha cantidad variable.

Los esfuerzos en Lipasam, para afrontar la difícil situación económica actual que afecta a las empresas municipales del Ayuntamiento de Sevilla, han comenzado desde la dirección de la misma. Para poder mantener el empleo de la plantilla, es "necesario" el sacrificio de toda la organización, no sólo del personal de mandos y dirección. Igualmente, también ha sido clave una mejora de la gestión, así como la racionalización y optimización de los recursos para dar una respuesta adecuada a la actual coyuntura económica. 

Asimismo, otro de los motivos que han llevado a la aplicación de estas medidas es que un control inadecuado del coste de Lipasam podría desembocar, a medio plazo, en una "complicada" situación económica y financiera. Por ello, desde la gerencia se está indicando a toda la plantilla que "sólo con esfuerzo y sacrificio será viable el buen funcionamiento de la compañía". 

Por su parte, la dirección de la empresa ha trasmitido a los afectados por esta reducción salarial el compromiso de fijar durante el primer trimestre de 2012 una política de objetivos para la dirección y mandos de la empresa, cuyo grado de cumplimiento llevará implícito una paga por productividad, en función de la dedicación y resultados obtenidos por el personal y la propia compañía. Dicho incentivo se desmarcará de las connotaciones jurídicas que afectan actualmente al pago del IVV.

Igualmente, en Lipasam está previsto, a medio plazo, hacer frente a un plan de inversiones para garantizar y mejorar el servicio en la ciudad, ya que la actual flota de vehículos cuenta con un importante número de unidades que alcanza una antigüedad, en muchos casos, de entre 12 y 14 años. Además, se precisarán nuevos tratamientos, más adecuados a las necesidades de la ciudad, ya que lo que se pretende es mejorar la limpieza y la imagen de Sevilla. 

Estas actuaciones se alinean con la política de la empresa, aprobada recientemente en comisión ejecutiva y presentadas al consejo de administración, basada en la vocación de servicio, la calidad, la eficacia, la transparencia en la gestión, el buen gobierno corporativo, la racionalidad, la austeridad en el uso de los recursos, la protección del medio ambiente y el compromiso con la ciudad de Sevilla, de forma que el esfuerzo de Lipasam quede centrado exclusivamente en "mantener una Sevilla limpia, que es la misión que tiene encomendada la actual dirección".

En el consejo de administración también se ha informado a los consejeros de que se ha aprobado el presupuesto para el año 2012 de Lipasam, con una reducción de unos seis millones de euros. La actual directiva de la empresa pública de limpieza confía en que el grupo humano y profesional que integra Lipasam sabrá remontar el año obteniendo los mejores resultados para la ciudad de Sevilla, todo ello con una mejora de la gestión, así como una optimización y racionalización de los recursos. 

Por otro lado, también se ha designado a UCE como asociación de consumidores y usuarios que representará en 2012 a los ciudadanos en los consejos de administración. De esta manera, se da entrada a consumidores y usuarios en las empresas municipales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios