Lipasam entra a limpiar en El Vacie dos veces cada mes

  • La empresa municipal establece un plan especial de retirada de residuos en el asentamiento que está siendo aplicado con éxito desde hace cuatro meses

Lipasam está limpiando regularmente el asentamiento chabolista del Vacie desde hace aproximadamente cuatro meses. Los operarios de la empresa municipal de limpieza entran regularmente una vez cada dos semanas en el poblado después de que el Ayuntamiento negociara directamente con un sector de los vecinos de este asentamiento. De esta forma se pretenden evitar las agresiones que en otras épocas han sufrido los empleados de Lipasam cuando intentaban limpiar dentro del asentamiento.

Esta medida impedirá que se acumulen grandes cantidades de basura en El Vacie, como ocurría hasta este otoño. De hecho, hasta entonces Lipasam únicamente limpiaba en el interior del poblado cuando iba la Policía. Era habitual que los empleados de limpieza aprovecharan alguna redada para recoger esporádicamente la basura del Vacie. Así se aseguraban de que no se producían agresiones ni lanzamientos de objetos contra los trabajadores.

La suciedad del poblado fue objeto de polémica durante la campaña electoral de los últimos comicios municipales. El candidato del PP, Juan Ignacio Zoido, retiró varias toneladas de basura del asentamiento con ayuda de un grupo de colaboradores. El ahora portavoz de la oposición pretendía así demostrar la inacción del Consistorio en este núcleo chabolista, en el que viven más de un millar de personas y que es el más grande de Andalucía.

Tras las elecciones, Lipasam colocó una decena de contenedores dentro del Vacie para que sus habitantes no tuvieran que dejar la basura en plena calle ni arrojarla a un parque cercano que a veces sirve como vertedero. De los diez recipientes de basura que colocó el Ayuntamiento ahora sólo quedan dos en funcionamiento. Los otros ocho han desaparecido. Probablemente hayan sido desguazados y sus piezas vendidas como chatarra o se encuentren dentro de alguna chabola.

Después del fracaso de esta medida, los responsables de la empresa de limpieza se plantearon la opción de que los operarios entraran a limpiar en el poblado cada cierto tiempo, con el objetivo de que la basura y la chatarra no se acumulara. Para ello se envían aproximadamente cada dos semanas a las brigadas especiales de Lipasam, que someten al asentamiento a una limpieza profunda. Cuando hace falta alguna intervención concreta, son los mismos vecinos del asentamiento los que se ponen en contacto con Lipasam para que acuda a limpiar. En este caso es Ángel Montoya, el hombre que actúa generalmente como portavoz de los residentes en El Vacie, quien se encarga de avisar a este servicio municipal.

La medida es similar a la que se implantó hace unos años en la zona del Polígono Sur que se conoce popularmente con el sobrenombre de Las Vegas. En este barrio deprimido de la ciudad no sólo no entraba Lipasam, sino que también dejaron de ir los autobuses de Tussam y los empleados de Correos ante los ataques y agresiones de los que eran objeto.

Se planteó entonces una medida provisional que ha tenido cierto éxito y que se mantiene en la actualidad. Los operarios de Lipasam entraron a recoger la basura del barrio a primera hora de la mañana -principalmente para evitar agresiones- con una frecuencia aproximada de una vez por semana. La experiencia resultó satisfactoria y permite que en esta zona de la ciudad no se acumule basura, como ocurría hasta hace unos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios