Lipasam gasta 103.000 euros en un plan urgente para reducir las bajas

  • La empresa de la limpieza cuenta con la tasa de absentismo más alta del Ayuntamiento, superior al 10,3%, dos puntos por encima de la media municipal · Habrá un mayor control con visitas domiciliarias

Comentarios 32

Los niveles de absentismo laboral registrados en la empresa municipal de la limpieza de Sevilla (Lipasam) han hecho saltar las alarmas. Tanto, que la nueva dirección de la sociedad ha decidido contratar los servicios de una consultora externa para corregir y reducir en el tiempo las bajas laborales de sus empleados incluso con el pago de incentivos económicos mensuales en función de los logros obtenidos durante el primer año de actuación.

Así se recoge en los pliegos técnicos de condiciones del procedimiento negociado para contratar los servicios médicos y técnicos tendentes a reducir el absentismo en Lipasam como consecuencia de incapacidades temporales por contingencias comunes, cuyo plazo de presentación de ofertas concluyó justo antes de Feria.

El presupuesto máximo de licitación ascenderá a 55.680 euros anuales (IVA incluido) por el protocolo de actuaciones de servicios, prestaciones médicas y soportes técnicos en el ámbito del control del absentismo entre mayo de este año y finales de abril de 2009. La dirección de Lipasam estima incluso el pago de incentivos adicionales variables en caso de lograr los objetivos marcados en la reducción de las bajas temporales, pluses que van desde los 3.200 euros anuales hasta los 48.000 euros en caso de que se reduzca la tasa de absentismo a la mitad.

En total, el Ayuntamiento de Sevilla está dispuesto a pagar hasta 103.680 euros por poner freno a las bajas laborales de su plantilla, un absentismo por enfermedades y accidentes de trabajo que afectó en 2006 -el último ejercicio analizado por la empresa- a más del 10% de la plantilla de Lipasam, exactamente al 10,33%, hasta cinco décimas más que en el año anterior, que quedó fijado en el 9,83%. La mayoría de las bajas se produjeron por enfermedades comunes (7%), mientras que los accidentes provocaron el 1,33%, la maternidad el 0,12%, la actividad sindical el 0,8% y los permisos retribuidos y faltas el 1,03%.

En el apartado de accidentes laborales, Lipasam registró en 2006 un descenso apreciable del número de incidentes que causaron baja con respecto a 2005, pasando de 158 a 130, lo que supone una reducción del 17,7%.

Los elevados niveles de absentismo laboral en Lipasam han obligado a un plan de actuación urgente que redundará en una mayor control y seguimiento médico de los trabajadores de baja, incluso con visitas domiciliarias. Las empresas que han concurrido al concurso deberán tener un centro sanitario propio o concertado con la Junta, facultativos médicos y personal técnico especial, consultorio en el centro de trabajo y programación de visitas domiciliarias de los trabajadores.

El propio pliego de condiciones recoge por escrito que el absentismo "supone un gran problema para nuestra sociedad y un grave quebranto económico cuando se superan determinados niveles dada su negativa incidencia en la productividad".

Para conseguir la meta de reducción de bajas, Lipasam establece un cuadro de incentivos variables mensuales en función de los resultados. Estos pluses comenzarían a ser abonados si el absentismo interanual baja a niveles del 7,25% (3.300 euros al año), una cuantía que aumentaría hasta los 48.000 euros (IVA aparte) en caso de que las bajas no superasen el 5% de la plantilla, la mitad que ahora.

Lipasam ha incluido una cláusula de penalización para garantizar la rentabilidad del coste que este programa de reducción del absentismo supondrá para las cuentas de Lipasam. En caso de que las bajas interanuales se sitúen por encima del 8% se aplicará un descuento del 5% en las facturas mensuales a pagar a la empresa adjudicataria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios