Mañana de despistes y confusiones

Comentarios 2

El público aguardaba poco antes de las diez de la mañana la apertura de las grandes superficies comerciales de Sevilla, ávidos de realizar sus compras como cada sábado. En el centro comercial Carrefour San Pablo, la llegada del público coincidió con la retirada de las estanterías de todas las botellas de aceite de girasol, para dar cumplimiento a la recomendación realizada por las autoridades sanitarias.

La mayoría de los clientes que se acercaban ayer hasta la estantería desconocían que se había detectado una contaminación en partidas de este producto procedentes de Ucrania y, a pesar de ellos, algunos pretendían aún realizar la compra. Los dependientes del establecimiento se afanaban en explicar que la situación se arreglará en cuestión de horas y que, posiblemente a partir del lunes, el aceite de girasol volvería a estar disponible, una vez que se identificaran las posibles marcas que pueden verse afectadas.

En general, sobre todo a primera hora de la mañana, el desconocimiento sobre los consejos de las autoridades sanitarias para no consumir este producto era aún generalizado. "Yo he escuchado algo raro esta mañana, pero no sabía a lo que se refería", comentaba una persona ante la empleada del centro comercial que estaba procediendo a retirar un palé con los aceites de girasol.

Otros usuarios sí que estaban bien informados y decidieron, aunque sólo sea por precaución, comprar aceite de oliva en lugar de girasol, a pesar de que este producto tiene un precio bastante superior.

El despiste no sólo afectaba a los clientes, algunos pequeños comerciantes seguían vendiendo ayer por la mañana aceite de girasol. "No sabía que existía esa recomendación, aún no me ha dado tiempo de leer el periódico", comentaba un tendero que se apresuró a retirar las botellas al ser informado de la situación de alerta por el fotógrafo de este diario.

Poco a poco las estanterías de los supermercados comenzaron a mostrar grandes huecos donde antes estuvieron las botellas de aceite y, conforme iba transcurriendo la mañana, las informaciones de los medios de comunicación y el tradicional boca a boca ponían a los usuarios al corriente de lo ocurrido con el girasol. No en todos los comercios la retirada del girasol fue total, en algunos se mantuvieron las marcas propias, al conocer su origen.

El director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Ignacio García Magarzo, confirmó ayer la activación de una red interna de alerta alimentaria para frenar la comercialización de estos aceites. La asociación, que agrupa a 440 empresas del sector entre las que se encuentran Mercadona, Mas o Covirán, asegura que en poco tiempo se retiró el producto de las estanterías. Hasta nuevo aviso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios