El asesinato de Marta

Los padres de Marta ratifican la denuncia contra la familia del Cuco por falso testimonio

  • "Si escuchamos bien las grabaciones del infiltrado concluimos que hicieron algo más, pero ya habría prescrito y no podemos demostrarlo", asegura Antonio del Castillo.

Comentarios 1

Los padres de Marta del Castillo han ratificado este martes en los juzgados de Sevilla la denuncia que han presentado contra Francisco Javier García Marín, el Cuco, y a sus padres, Rosalía García y Ángel Romero, por un delito de falso testimonio en relación con las manifestaciones que hicieron en 2012 en el juicio celebrado por el asesinato de la joven en la Audiencia de Sevilla. 

A la salida de los juzgados, el padre de Marta ha explicado que el juez de Instrucción número 2, Carlos Mahón, le ha preguntado desde cuando conocía al supuesto infiltrado, Pablo R. B., y quien le dijo que estaba en el entorno de la familia del Cuco. "No tengo nada que ocultar, le he dicho desde cuándo, cómo conocí las grabaciones y todo lo que sé", ha dicho Antonio del Castillo. El padre de Marta ha añadido que, en su opinión, respecto a la noche del crimen, "los padres del Cuco no llegaron a la hora que dijeron, no vieron a ese niño en la cama como dijeron, no le dio el besito de buenas noches como dijeron, y hay una serie de irregularidades", y ha recordado que mentir en un juicio por asesinato "es algo muy grave", aunque ha lamentado que "a causa de esas declaraciones la investigación que podría haber sido más ágil y a lo mejor si tenía que haber ido por otros derroteros hubiéramos llegado a un punto de mayor esclarecimiento del caso, y lo que ha hecho es entorpecer un juicio totalmente". El padre ha recordado que el Cuco era mayor de edad cuando declaró en el juicio y "sabía a lo que se exponía", ha aseverado. "Creo que éste es un delito que se comete mucho en este país y se penaliza muy poco, precisamente porque no hay prueba. Aquí afortunadamente tenemos las grabaciones, si no es la palabra de uno contra la del otro". El padre también se ha referido al hecho conocido después de que la madre del Cuco tuviera otros dos coches más, algo que "no

dijo en ningún momento, fue el infiltrado el que se lo comentó a la Policía y a partir de ahí creo que se miraron los coches, pero creo que uno ya estaba incluso destruido". El padre ha insistido en que si la madre del Cuco hubiera dicho la verdad "no hubiera entorpecido la investigación policial".

En cuanto a si hay que indagar la situación económica de los padres, Antonio del Castillo ha dicho que "estas personas le deben al Estado 400.000 euros por la búsqueda, una vez mi interesé por ello y no obtuve respuesta. Sé que tiene vehículo, que se ha sacado el carné, que resulta hoy en día un poco caro, y que alguno está trabajando en negro, pero me parece que en este país por el dinero del Estado desgraciadamente nadie se interesa y hay gente que trabaja para el Estado y es su deber".

También ha opinado que los padres tuvieron una participación mayor en los hechos. "Escuchando las grabaciones, creo que sí que han tenido una participación mayor de la que dicen, pero estamos aquí por las grabaciones, porque lo único que hemos podido demostrar es que han mentido en el juicio. El encubrimiento desgraciadamente habría prescrito. Si escuchamos bien las grabaciones concluimos que hicieron algo más, pero ya habría prescrito y no podemos demostrarlo", concluyó.

En la denuncia, que ha sido ratificada este martes por los padres de Marta, la abogada Inmaculada Torres sostiene que aunque el tribunal ordenó en aquella sentencia -en la que el único condenado fue Miguel Carcaño- que se dedujera testimonio contra el Cuco, hasta la fecha no se ha llevado a cabo dicha investigación. La Audiencia ordenó que se investigara si Javier García Marín había incurrido en un delito contra la Administración de Justicia, por falso testimonio, en relación con su declaración en la vista oral. La sentencia recogía que durante el juicio el Cuco "no sólo negó haber estado en el domicilio de León XIII" -donde se cometió el crimen- en la tarde noche del 24 de enero de 2009, sino que "también fue mendaz en decir que estuvo esa tarde noche con amigos en franjas horarias que éstos han negado", de ahí que los magistrados dedujeran testimonio para que se investigara ese posible delito de falso testimonio. 

Pero la denuncia de la familia de Marta también se dirige contra los padres del que fuera menor cuando ocurrieron los hechos. La denuncia recoge que los Rosalía García y Ángel Romero habrían reconocido en un programa de televisión que habían "mentido" en el juicio para "darle una coartada" a su hijo, hechos que podrían acreditarse ahora con las grabaciones que a su vez realizó el supuesto infiltrado en el entorno de los padres del Cuco, Pablo B. R. Los padres del Cuco dijeron que a la una y media de la madrugada del 25 de enero al llegar a su casa comprobaron que el entonces menor se hallaba allí, aunque según algunos testigos en realidad a esa hora se hallaban en el bar La Portada. Por eso, la denuncia solicitaba al instructor que tome declaración como testigos a un camarero de este negocio y al propio infiltrado, que hace unos meses fue condenado a pagar 2.520 euros junto a los padres por quebrantar al orden de alejamiento que tenía el Cuco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios