La abuela de Marta sintió "repugnancia" cuando Miguel Carcaño pidió perdón

  • En su primera aparición pública, la abuela materna de Marta del Castillo subraya que aún tiene la "esperanza" de encontrar el cuerpo de su nieta para darle sepultura y poder "llevarle flores".

Teresa, la abuela materna de Marta del Castillo, en su primera aparición pública, ha afirmado que "no se puede perdonar a alguien como Miguel Carcaño nunca" y que sintió "repugnancia porque no se dirigió a los padres de Marta en su última palabra del juicio, sino que pidió perdón mirando al tribunal en un gesto de cara a la galería".

En declaraciones a Antena 3, ha afirmado que también fue "muy cínica" y que le provocó "mucho dolor" la última palabra del acusado Samuel Benítez, que aludió en su declaración a su amistad con Marta del Castillo

En ese sentido, tanto Teresa como el abuelo de la joven sevillana, José Antonio Casanueva, han considerado que el careo que tuvo lugar entre Miguel y Samuel durante el juicio "tenía que haber sido a tres bandas", incluyendo a el acusado Javier García Marín, conocido como el Cuco, porque los otros dos "no aportaron nada acusándose uno a otro", y han destacado que les impactó la falta de empatía que tuvieron los participantes en el mismo.   

Los abuelos también han subrayado que los acusados no se dirigieron "nunca" a la familia cuando estuvieron en libertad a pesar de que José Antonio le dijo a un tío abuelo de Samuel que hablara con el acusado. 

Por otro lado, se han referido a la también acusada María García, de la que han dicho que si estaba allí la noche del crimen tuvo que ver algo "por fuerza" porque esa noche hubo gente que estuvo golpeando la puerta de la casa. En esa línea, han criticado la actitud chulesca durante el proceso de Francisco Javier Delgado y han dicho no entender cómo "siendo padre es capaz de hacer lo que está haciendo". 

En relación a la participación de el Cuco, tanto Teresa como José Antonio han afirmado que se sintieron "sorprendidos" por su declaración porque pensaban que se iba a acoger a su derecho a no declarar, pero se han quejado de que la Fiscalía "no pida el ingreso en prisión ahora que el acusado ha cumplido los 18 años".

Por último, han señalado que "tienen la esperanza de encontrar el cuerpo de su nieta algún día porque es la pieza que les falta para cerrar este capítulo y darle sepultura, llorarla y poder llevarle flores".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios